En el desfile de Calvin Klein se pudo ver mucha soltura y naturalidad de los diseños. Chaquetas holgadas, vestidos desestructurados, telas suaves y diáfanas que caían en el cuerpo de manera relajada. Todo marcando la silueta. Las telas de nylon transparente y los cortes a la rodilla fueron los más llamativos conjuntos de vestir para el día, mientras que para la noche se presentaron telas de organzas brillantes y cuero Oxford.

117

Una chaqueta de nylon con punto de oro evocaba a la fortuna por la luz propia que emitía, mientras el vestido asimétrico de seda Lurex brillaba como un sol, ofreciéndose como la alternativa ideal para una boda.

Los zapatos brillantes y dorados me dejaron desconcertada, ya que hacía tiempo venía pensando que todo lo que pareciera galáctico sería un boom en algún minuto, y lo cierto es que los plateados y dorados no pasan nunca de moda, sólo que cada cierto tiempo le dan mayor énfasis a llevarlo para la ropa de calle, mientras hay épocas de mas recato durante las cuales solo se lleva esos tonos brillantes para los grandes eventos y las fiestas. En lo personal, creo que los dorados y plateados son para cualquier momento, solo que el día hay que llevarlo como un accesorio y no como lo principal.

Fotos: style