Casi todas los modelos que salieron a la pista bajo la marca de Paul & Joe sonreían con los dientes, cosa que no es muy común de ver en estos desfiles, donde los asistentes están acostumbrados ya a las caras insípidas e inertes.

La respuesta de tanta sonrisa la tuvo la propia diseñadora de la marca, Sophie Albou, quien dijo que ella ordenó a todas sus modelos sonreír. ¡Simplemente porque le gustan las sonrisas!.

Las expresiones faciales fueron un ajuste perfecto para una ropa vertiginosamente linda, colorida, fresca y moderna. Albou abrió sus puertas hace poco en Los Ángeles, exhibiendo minivestidos impresos, blusas bordadas de estilo campesina y faldas maxi que hacen un juego perfecto con las tendencias de la Costa Oeste.

Ya cerca de su 15 aniversario, Albou explicó que ella quería incluir en su colección todo lo que ella ama: color, frescura y grabados. Lo que más llama la atención de esta colección de moda, es que viene intensa, colorida como nunca antes, con anteojos grandes que dan ese aire de chica nerd y accesorios que no destacan por sobre la ropa.

Los que más me gustaron, fueron esos conjuntos de vestir para el día, con chaqueta, pantalón y camiseta blanca. Todo de lo más sofisticado pero a la vez simple. Ideal para usar día a día.

Vía: style