La crisis del coronavirus está haciendo que las personas hagan uso, cada vez más, de geles higieniznates con base de alcohol que afecta negativamente a la piel de nuestras manos. La sequedad de las manos es una de situaciones más habituales a causa de su uso, por eso, médicos y expertos en cosméticas dan algunas claves para un mejor cuidado.

Parte visible de nuestro cuerpo

maminat manos 3

No hay que olvidar, que en muchas ocasiones, las manos son nuestra carta de presentación, por lo que su correcto cuidado es parte fundamental. Sin embargo, con el paso de los años, la sequedad se convierte en un problema, que varía dependiendo del tipo de piel que tengamos, del factor hereditario y los cuidado que les hayamos dado.

El uso repetido no solo de jabones sino de geles higienizantes puede comportar efectos adversos en las manos de cualquier persona, pero especialmente en aquellas que tienen la piel particularmente seca o con afecciones como psoriasis o ezcema. Así lo advierte la médico estética Alejandra Olmo, quien reconoce que «el uso excesivo de geles con base de alcohol provoca una alteración del Ph de la piel y el riesgo de sobreinfección bacteriana aumenta». También favorece «la aparición de enfermedades inflamatorias como la dermatitis atópica y la dermatitis de contacto de tipo irritativo. Por lo tanto deberíamos controlar su uso», asegura.

Para la medico estético, una higiene excesiva puede llegar a ser perjudicial para la dermis. «Como bien dice el refrán ‘todo exceso hace daño’, y es que nosotros mismos estamos debilitando nuestro sistema inmunológico para luchar contra las infecciones, es decir, estamos destruyendo nuestras barreras fisiológicas. Este exceso de limpieza provoca que en ciertos casos la piel pierda la capa grasa que la protege», confirma.

Eliminación del manto lipídico

Como reconocen muchos expertos, el uso excesivo de agua y jabón puede eliminar el manto lipídico de la piel provocando diferentes efectos adversos como el resentimiento de las proteínas de la capa superior de nuestra epidermis, cambios en las grasas de nuestra piel y, lo más frecuente, el eczema irritativo, una reacción inflamatoria de la piel que se caracteriza por descamación y picor. Alejandra Olmo advierte que la higiene excesiva ‘impide que se regenere la flora normal de la piel de las manos. Además, el contacto prolongado o repetido con agua debido a un exceso de higiene puede conducir a la deshidratación de la piel. «Como consecuencia, sufrimos irritación y picor, produciéndose en algunas ocasiones sobreinfección de la piel».

La Sociedad Española de Dermatología y Venerología (AEDV) ha desarrollado desde el inicio de la pandemia una relación de consejos para evitar que esto ocurra: Usar jabones no irritantes, secar bien la piel después de cada lavado (con especial atención para evitar que queden restos de humedad entre los dedos) y, sobre todo, mantener bien hidratadas las manos, sobre todo, si tenemos la piel seca, atópica o irritante.

En este sentido, la doctora Alejandra Olmo recomienda «utilizar un jabón suave para el lavado de las manos, ya que los jabones antibacterianos no serían necesarios con una correcta técnica de lavado. Por otra parte, el uso de agua a temperatura ambiente o tibia, nunca caliente ya que reseca mucho más la piel de nuestras manos. Además de secarlas correctamente y usar una buena crema de manos».

Las cremas hidratantes ayudan a reparar la piel externa dañada y bloquean la humedad en el interior. Pueden aplicarse durante todo el día de manera recurrente. Y para aquellos casos es los que la piel está particularmente seca, se puede utilizar un tratamiento hidratante durante la noche, aplicando una capa generosa de una hidratante espesa justo antes de acostarse y poniéndose un par de guantes de algodón limpios, tal y como aconseja la British Association of Dermatologists (BAD).

maminat manos 4

Natalia Olmo, fundadora de la firma de cosmética natural y ecológica Maminat, recomienda además el empleo de cremas hidratantes naturales, exclusivamente. “La piel es el órgano más grande que tenemos y absorbe aquello que le echamos. La cosmética que no es natural usa productos derivados del petróleo y sustancias que pueden producir problemas en el sistema hormonal, en nuestra salud en general”, afirma. En esta época las reacciones alérgicas hacen que la sensibilidad de la piel de las manos sea mucho mayor, aumentando los problemas de psoriasis, eczema y picazón, rojeces, etc. Incluso nuestro estado de ánimo convulso fruto del cambio estacional tampoco ayuda a que luzca saludable.

La crema hidratante natural de manos de Maminat se ofrece como un tratamiento reparador de manos. Se trata de una de fórmula que hidrata y nutre en profundidad hasta las manos más secas y castigadas pero que no las deja demasiado untuosas. Usándola conseguirás mejorar la firmeza, suavidad, elasticidad e hidratación de tus manos, al tiempo que fortalecerás tus uñas. Recomendable también para manos secas o agrietadas, ya que quedarán reparadas y con un aspecto inmejorable. La marca apuesta exclusivamente por recetas sencillas a base de materias naturales y ecológicas, en todos sus productos. En palabras de Natalia, resulta fundamental elegir una crema de cosmética natural para una efectiva hidratación. “La cosmética natural cuida,regenera y protege nuestra piel de una forma más eficaz que la cosmética tradicional. Consecuencia de una mayor adaptación del producto por la ausencia de esos componentes sintéticos de relleno”, concluye.