¿Cómo tener una nariz más bonita?

La realización de cirugías en la nariz es una de las operaciones de estética más demandadas en nuestro país. En muchas ocasiones no es una cuestión de estética y existe alguna desviación en el tabique nasal que puede ser congénita o debida a alguna lesión.

Tener que respirar por la boca al tener la dificultad de hacerlo correctamente por la nariz, trae consecuencias como alergias e infecciones respiratorias, porque los vellos que hay en las fosas nasales son un filtro natural y se encargan de frenar suciedad, virus, bacterias u hongos. 

Básicamente, respirar por la nariz ayuda a limpiar el cuerpo. Los conductos nasales limpian, calientan y humedecen el aire que respiramos para mejorar nuestra salud. Si el aire no pasa por la nariz, los senos paranasales no producen óxido nítrico que es esencial para fortalecer el sistema inmunitario y evita cualquier infección.

Además, este óxido facilita una correcta circulación del oxígeno por todo el cuerpo, ayuda a que los pulmones absorban mejor el oxígeno, se relajen los músculos y permite que los vasos sanguíneos se dilaten. Todo esto ayuda al cerebro para no tener problemas de concentración, falta de coordinación… El oxígeno también es vital para evitar dolores musculares.

Obviamente, son personas roncadoras, pero asimismo respirar por la boca puede producir apneas del sueño y consecuencias en la salud bucal.

Queda patente, que tener una correcta respiración nasal nos permite mantenernos más saludables, por lo que si tienes algún problema en el tabique nasal debes tener en cuenta estos inconvenientes, aunque a continuación explicaremos qué puedes hacer para solucionarlos.

Tipos de intervenciones en la nariz

En el caso de la rinoplastia, el objetivo es mejorar el aspecto físico de la nariz. Por tanto su finalidad es estética. El propósito principal es cambiar el tamaño, la forma, algún aspecto de la nariz para obtener una mejor armonía en el rostro. Para ello, los cirujanos tocan la parte exterior para dar las proporciones adecuadas a la nariz, siempre de acuerdo a la estructura ósea que tenga cada paciente.

También es cierto, que las modificaciones que se realizan con la rinoplastia pueden mejorar algún tipo de dificultad para respirar, por ejemplo porque los orificios nasales sean pequeños y puede ayudar a eliminar problemas de ronquido crónico.

Si tienes este problema y te dificulta respirar bien o incluso sientes una leve pérdida del sentido del olfato, puedes optar por realizarte una septoplastia.

Esta operación quirúrgica se realiza para corregir y reconstruir el tabique nasal. Esta estructura de hueso y cartílago separa ambas cavidades nasales y si se encuentra desviada puede bloquear de manera parcial el flujo de aire. Si quieres saber cómo se realiza esta operación y los detalles más importantes sobre el proceso de recuperación, en este artículo puedes encontrar toda la información.

Por supuesto, ambas operaciones se pueden realizar de manera conjunta, lo que se denomina rinoseptoplastia.

Lo que es cierto es que la nariz es el rasgo central de nuestra cara y el que resulta más visible cuando nos ponemos de perfil. Por ello es una de las intervenciones quirúrgicas más comunes que realizan los cirujanos estéticos.

Hoy en día, el aspecto es muy importante en nuestra sociedad, pero si existen problemas que afectan a la salud de nuestro organismo, este tipo de operación es sin lugar a dudas la mejor solución para atajar todos los posibles inconvenientes.

Ir arriba