Cuándo usar productos para el cuidado de la piel

tener la cara limpia

Por supuesto, el objetivo de cada uno de nosotros es tener una piel sana y estéticamente hermosa. Sin embargo, puede ser bastante difícil de lograr si no sabemos qué camino escoger. Puedes encontrar muchos productos diferentes para el cuidado de la piel en el mercado. Limpiadores, humectantes, tónicos, sueros… Pero, ¿Cuándo usar productos para el cuidado de la piel? ¿cómo saber cuál necesitas realmente? 

En realidad, no hay necesidad de entrar en pánico. Con la información correcta y un poco de esfuerzo, crearás una rutina de cuidado de la piel óptima y te asegurarás de que tu piel luzca exactamente como quieres. No te pierdas todo lo que debes saber para el cuidado de la piel.

Un limpiador

El primer producto del que hablaremos es, lógicamente, un limpiador. Este es el producto con el que empiezas tu rutina de cuidado de la piel porque es necesario limpiar tu piel en profundidad antes de pasar a la parte nutritiva. 

tener la cara limpia
pixabay.com

Durante el día se acumula una gran cantidad de impurezas en nuestra piel. Hay numerosos contaminantes en el aire que se adhieren fácilmente al maquillaje y a nuestra piel. Si no se eliminan adecuadamente, estas impurezas pueden causar daños dérmicos como el acné, pero también contribuyen al envejecimiento acelerado de la piel.

Para evitarlo, es fundamental que todas las mañanas y todas las noches utilices un limpiador suave y eficaz que hayas adaptado a tu tipo de piel y al estado actual de tu dermis. Si tienes la piel seca, a veces es suficiente lavarte la cara por la mañana con agua tibia y usar el limpiador solo por la noche. Además, si haces ejercicio durante el día, es necesario usar un limpiador antes y después del entrenamiento.

Para una limpieza óptima de la piel, sugerimos aplicar el método de doble limpieza. Esto significa que comienzas tu rutina de cuidado de la piel con un aceite limpiador que eliminará el maquillaje, el exceso de sebo y cualquier impureza soluble en aceite. Después del aceite limpiador, procede con uno a base de agua que eliminará las impurezas restantes y asegurará que tu piel esté lista para un mayor cuidado e hidratación.

Tónico facial

El tónico es un producto que no es parte necesaria de la rutina, pero puedes usarlo para lograr una hidratación adicional o algún otro efecto en la piel. Por ejemplo, los tónicos que contienen ácidos (AHA y BHA) pueden ayudar a eliminar el acné y contribuir a unificar el cutis.

Los tónicos con vitamina C pueden ser útiles para estimular la síntesis de colágeno y fortalecer la piel, así como para proteger la piel de los rayos UV y otros factores nocivos, debido a su efecto antioxidante de esta vitamina. Usa tónicos ácidos hasta 3 veces por semana, como parte de tu rutina nocturna. Puedes usar tónicos hidratantes a diario, como parte de tu rutina matutina o vespertina, o ambas.

Sérum

Los sérums son formas concentradas de varios ingredientes activos, como vitaminas E y C, retinol, ácido hialurónico, AHA y BHA, ácido azelaico, niacinamida y otros. Gracias a estos ingredientes concentrados, permiten obtener de forma mucho más rápida y eficaz determinados resultados sobre la piel.

Pueden ser útiles para eliminar el acné y los puntos negros, eliminar manchas y cicatrices, suavizar el cutis, controlar la secreción de sebo, reducir la visibilidad de los poros y más. Úsalos de acuerdo con las instrucciones, que a veces pueden ser una o dos veces al día y, a veces, dos o tres veces por semana.

tener la cara limpia
pixabay.com

Crema hidratante

Las cremas hidratantes son un producto que debe formar parte de tu rutina diaria. ¿Por qué? Porque asegura que la piel reciba la cantidad óptima de hidratación todos los días y, por lo tanto, esté suficientemente hidratada.

Durante el día, la piel se enfrenta a una gran cantidad de factores desfavorables: viento, frío, rayos UV, todos los cuales contribuyen a la evaporación del agua de la piel y su resequedad. Si persistes en aplicar la crema hidratante todas las mañanas y noches después de usar el limpiador, te asegurarás de que tu piel esté bien hidratada y luzca radiante y saludable.

Por otra parte, puedes usar mascarillas para tu rostro una o dos veces por semana.

Protector solar

El protector solar es llamado la reina de todos los productos para el cuidado de la piel, y con razón. El uso diario de SPF asegura que nuestra piel esté protegida de los rayos UV que son sus grandes enemigos. La exposición a los rayos UV provoca daños en las estructuras de la piel, pérdida de elasticidad y tono, lo que conduce a una aparición mucho más rápida de signos de envejecimiento (líneas finas, arrugas, hiperpigmentación). Y no solo eso, sino que los rayos del sol contribuyen al desarrollo de diversas enfermedades, como el melanoma.

Por este motivo, es necesario hacer todo lo que esté a nuestro alcance para proteger la piel. Usar protector solar todos los días es lo correcto. Usa un mínimo de SPF30 y vuelve a aplicar cada 2 horas para garantizar la máxima protección. Y por último, no olvides que debes usar SPF incluso durante el otoño y el invierno. ¡Los rayos del sol están ahí incluso cuando no los vemos!

Ir arriba