Balmain ha estrenado en la semanan de la moda parisina su primera colección sin Christophe Decarnin y la verdad es que si había alguna duda de los resultados, no han defraudado en absoluto.

La firma presentó una pasarela dominada por el cuero negro en pitillos y faldas largas de vuelo abiertas hasta arriba. Duos de blanco y negro y complementos metálicos en dorado hicieron el resto.

Balmain apuesta por una mujer rebelde, urbana, sexy y con mucha garra sin perder el punto lady, un equilibrio complicado de conseguir que resulta sumamente atractivo.

Blusas de seda blancas combinada con patalones de cuero de cintura alta y cinturones con forma de fajín que llevan apliques metálicos en forma de chapa. Vestidos de elaborados bordados dorados o negros con los hombros armados y tops complicadamente labrados sobre sandalias negras de tiras.

Definitivamente el cuero negro va a ser una de las máximas de la próxima primavera, los desfiles ya anticipaban que este invierno va a ser uno de los reyes del armario y parece que será por mucho tiempo.

Otro fetiche de la firma: el dorado, también acompañaba en el desfile en beisboleras, pitillos y faldas.

La firma presenta una imagen más arriesgada, atrevida y sexy que en los últimos tiempos.

No os perdáis las fotos!

Fuente y fotos: ELLE