Algunas mujeres tienen siempre las mejillas rosadas, lo cual se llama normalmente rosácea y resulta ser muy molesto, porque su aspecto es tan exagerado que hace parecer el rostro como el de una muñeca de caricatura.

Para disimular este problema, hay algunos pasos a seguir:

Limpieza facial: Lo primero es hacerse una buena limpieza facial. Porque si se van a maquillar para disimular esta condición, tienen que sacar primero que nada, todo el aceite que puedan tener en exceso y luego aplicar el maquillaje, de lo contrario este no se adherirá a la piel.

Hidratar: Las cremas hidratantes recomendables para tratar la piel muy rosada, son las de color verdoso, porque pueden disimular en parte el problema.

Corrector: Hay que elegir un corrector que logre iluminar la cara sin crear diferencias muy notorias entre el color natural. Para conseguir esto, deben tener a mano un corrector apenas ligeramente más claro que la piel.

Base de maquillaje: Hay que aplicar la base con ayuda de un cepillito sin exagerar, menos en esas zonas donde ya aplicaron un corrector.

Polvo: El paso final para cubrir la piel, es el polvo, pero eviten el suelto. Son preferibles los polvos compactos, que no dejan una capa demasiado gruesa sobre la piel, y también van absorbiendo la grasa a medida que pasa el día.

En resumidas cuentas, maquillar como un experto el rostro, no es tan difícil como pareciera. Solo hace falta un poco de práctica y un buen corrector en tono verdoso.

Foto