El famoso modelo de Chanel que vestía Jackie Onassis, entonces Jackie Kennedy el trágico día del asesinato de su marido, un 22 de noviembre durante el acto de bienvenida a Dallas, en 1963, vuelve a ser carne de titular a pesar del paso del tiempo.

Los Ángeles Times ha publicado una noticia diciendo que el vestido se halla en perfecto estado, a buen recaudo pero no podrá ser mostrado al público hasta dentro de cien años.

Cuando sucedió el asesinato, John F. Kennedy, presidente de los EEUU y su esposa Jackie paseaban en coche descubierto por las calles de Dallas. El disparo que le causó la muerte provocó un shock en su esposa y que el modelo quedara totalmente manchado de sangre que ella se negó durante años a limpiar.

Alrededor de dicho traje, se desató la polémica durante la presentación del libro “Little Black Jacket”, editado en común por Carine Roitfeld y Karl Lagerfeld. En esta presentación y ante un comentario de Riotfel sobre el Chanel, el modisto Karl Lagerfeld afirmó “Era falsa, una copia exacta de Cassini”. Este bombazo fue recogido por la revista Style, que cubría el acto y que se planteó realizar una labor de investigación sobre el famoso atuendo.

Durante sus pesquisas descubrieron que en la wikipedia había una entrada sobre el traje que decía “El diseño podría pertenercer a Chez Ninon, una tienda neoyorquina, que se habría encargado de copiar el corte de Chanel pieza a pieza”.

Siguieron la investigación por esa vía para llegar a la última biografía publicada de Cocó Chanel, en la que se explica que, tras haber recibido criticas de la prensa americana por haberse gastado 30.000 dólares en trajes durante la campaña electoral de su marido, Jackie Kennedy decidió recortar considerablemente su presupuesto para vestuario. Según Justine Picard, la autora de Chanel, her life explica “Pudo adquirir prendas de Chanel cosidas para ella en Nueva York en un taller llamado Chez Ninon. Las piezas no eran falsas ni pirateadas, sino hechas con materiales que enviaba Chanel desde París”.

Así que queda confirmado, según Justine Picard “Así fue como llevó un traje de Chanel rosa (completo, con tejido, acabado y botones del 31 Rue Cambon, pero hecho en Chez Ninon) el 22 de noviembre de 1963, cuando acompañó a su marido a Dallas”.