En la colección de Emilio Pucci se puede ver con énfasis una comunión entre el blanco y el negro, contraste clásico de la moda. Los diseños de animales, los pantalones cortos y abombados, con dobladillos protuberantes, lo vestidos ajustados y sexys, están todos adecuados para ser usados en la ciudad, nada es demasiado loco, ni demasiado aburrido.

06m

Las telas finas y las gasas provocan con su presencia que destaca al máximo las curvas femeninas. Los trajes, son infaltables, ya que, como bien saben, estos se pueden usar tanto de día como de noche, en ocasiones especiales y incluso tan solo para ir de compras y lucir glamorosa en todo momento. Los trajes no están reservados solamente para las oficinistas ni para las mujeres de negocios, estos se vuelven más libres en cuanto a colores para usarlos en las calles, los diseños pueden ser más llamativos y innovadores. La imaginación se puede dejar volar cuando se trata de ropa de calle.

Como complemento de estos trajes, yo quizás cambiaría el peinado de la modelo que uso Pucci, añadiéndole una cabellera larga y ondulada que le dé un aspecto más desatado y irreverente a la mirada. Pero no tengo de que quejarme, la colección la encuentro perfecta y el peinado es solo un peinado.

Fotos: Courtesy of Pucci