Harrods ha quitado sus emblemáticos toldos verdes para vestirse de gala en honor al 60 aniversario de la Reina Isabel II en el trono, mostrando 31 coronas diseñadas exclusivamente para la ocasión.

Las coronas han sido realizadas para llenar los almacenes Harrods y cada una de estas piezas únicas ha sido creada por una serie de marcas que son todo un icono británico como Paul Smith, Mulberry and Jo Malone o Bulgaru y de Beers. 

Asimismo, glamorosos trajes creados por diseñadores internacionales y grandes firmas de todo el mundo, como Roberto Cavalli, Valentino y Elie Saab, se exhiben en las ventanas y se venden exclusivamente en Harrods.

Una réplica del vestido de raso del día de la coronación de la Reina, diseñado por el modisto británico Norman Hartnell, ha sido creado por Harrods en exclusiva para las celebraciones y se muestra junto con los vestidos del diseñador, para rendir homenaje a la Reina el día que subía al trono.

Los almacenes de Harrods en Londres se han vestido de rojo, blanco y azul, en honor a la bandera del Reino Unido, y acogen todos los objetos en sus Pop-up shops, donde se muestra la gran variedad de diseñadores británicos que exhiben sus propuestas, así como una selección de productos muy patrióticos que forman parte del patrimonio de Harrods.

Además, en el aeropuerto de Heathrow, Harrods también está organizando una nueva tienda Pop-up con una amplia gama de productos exclusivos de los almacenes, con motivo de la importante conmemoración, así como una edición especial de recuerdos de marcas como Halcyon Days, Spode, Royal Crown Derby y Wedgwood.

Harrods se rinde al patriotismo y a la rentabilidad que éste puede llegar a ser.