Más de alguna vez hemos hablado acerca de los componentes dañinos que emplean las grandes compañías cosméticas en la elaboración de cremas y cosméticos varios que nosotros utilizamos a diario sobre nuestra piel.

El contacto prolongado con estos componentes químicos podría ocasionar serios efectos negativos sobre la salud, lo que podemos evitar si nos informamos al menos, de los principales componentes que están presentes en las cremas de belleza.

11

Si bien es muy difícil hallar la crema que carezca por completo de alguno de estos componentes dañinos, debemos fijarnos al menos en la cantidad que contiene el frasco, investigar e investigar en internet aunque sea, para no exponernos más.

Entre los componentes tóxicos tenemos:

Imidazolidinil Urea y Diazolidinyl Urea: Este componente se usa normalmente para evitar el crecimiento bacteriano en las cremas, aunque es ineficaz contra los hongos. Se sabe que este componente causa dermatitis al tener contacto sobre la piel de ciertas personas. El nombre comercial que emplean para este componente es Germall II, Germall III y Germall 115.

Lauril sulfato de sodio: Este es un potente irritante de la piel, que es relativamente seguro en el uso de shampús por su escaso tiempo de contacto.

Aceite mineral: este aceite puede intervenir con sudor natural de la piel y incluso con otras funciones de la misma, ya que estos son hidrocarburos derivados del petróleo de muy bajo costo que además son levemente comedogénicos.

Colorantes sintéticos: No se sabe si los colorantes sintéticos son dañinos a largo plazo, aunque es mejor evitarlos. Generalmente se designan con un número al final de unas letras.

Fragancias: Aparte de encubrir el deterioro de muchos cosméticos, las fragancias no proporcionan ningún beneficio a la piel, por lo que es mejor evitarlas.

Foto: flickr