Parece que esta semana los ánimos están muy revueltos en el mundo de la moda y la siguiente en ponerse en el ojo del huracán ha sido la prestigiosa Agencia de modelos Elite.

Tras el escándalo protagonizado por la edición italiana de la revista Vogue con las fotos de una delgadisima Karlie Kloss, la agencia Elite ha conseguido echar, si cabe, más leña al fuego al nombrar a Julia Schneider ganadora de su concurso anual de belleza; uno de los más importantes del mundo de la moda.

Entendemos por tanto que el ideal de belleza que lanza la agencia Elite es el perfil de una adolescente de cuerpo esqueletico. Julia Schneider es sueca, tiene 15 años y mide 1,79 cm, resalto el dato de su edad porque no es raro que una niña de 15 años pueda estar muy delgada, incluso no tener formas, de hecho esta chica todavía puede crecer más y aún no tiene el cuerpo definido.

Pero coincidiréis conmigo en que no es muy habitual encontrar mujeres de veintitantos años con cuerpos de niña por eso no entiendo porque el mundo de la moda se empeña en imponer estos modelos imposibles.

Ese es el mensaje que queda oculto detrás de las pasarelas y fotografías; muchas veces no son mujeres, sino niñas y no se pueden imponer como modelo de belleza  los cuerpos de niña en revistas para mujeres de rango 20-50 años.

Es importante señalar que la agencia Elite es uno de los principales referentes en el mundo de la moda; es una de las dos agencias más importantes del mundo y sus cánones serán los que se impongan en portadas y pasarelas.

Es por eso que las voces se están empezando a levantar, porque todos sabemos que en el mundo de la moda las cosas nunca pasan por casualidad y todo esto apunta a que la corriente que marcó la adoración por los cuerpos andróginos y claramente anorexicos que marcó el final de los 90 vuelve a resurgir con la misma fuerza de entonces.

Una vez más aclaro que no es un crimen estar delgada, ni es feo, hay mujeres impresionantes que están muy delgadas pero no es lo normal. El mundo de la moda tendría que ser más responsable con las cifras de anorexia y bulimia que han crecido sin parar en los últimos diez años y no imponer modelos de belleza imposibles.

Parecía que se estaba volviendo a las modelos de principios de los 90, al modelo de cuerpo de las grandes de la moda: Cindy Crawford, Claudia Schiffer, Naomi Campbell….pero de repente parece que todo ha dado una vuelta de tuerca radical.

Ya en la pasarela de Milán levantaron polvareda las extremadamente delgadas modelos de Gianfranco Ferré que por ende iban maquilladas con aspecto enfermizo.

¿Estaremos volviendo a los tiempos más duros de la moda?…¿Es ese el modelo de belleza que realmente queremos en nuestra sociedad?

Fuente: El País
Fotos: Reuters