Las millennials declaran la guerra al sujetador

Son muchas las mujeres que han adoptado como símbolo feminista quitarse el sujetador, o bien buscar la comodidad sin utilizarlo. En la actualidad existe una lucha continua contra la desigualdad entre hombres y mujeres, reconocido por las millennials como el moviemiento #NoBra. Este movimiento lo que denuncia es que un hombre puede mostrar sus pezones pero una mujer, si lo hace, eliminan su publicación.

Hasta la fecha, este movimiento ha conseguido que, 1 de cada 3 mujeres, no lleve sujetador. En muchas ocasiones, no lo llevan por la incomodidad que esto supone, además de que hay mujeres que tienen un pecho que no lo necesita.

Para finales del 2022, se espera que el mercado alcance un valor de hasta 7 mil millones. Otras de las cosas que hay que destacar es que el precio de los sujetadores es bastante elevado para lo que es, literalmente, un trozo de tela que sirve para sujetar, tal y como se inventó durante el imperio romano. Fijándonos en la parte económica, el hecho de que vayamos a tiendas de baja calidad a comprar sujetadores, estos son incómodos, dejan marcas, se salen los aros de metal, nos hacen heridas… Incluso, duran menos de un mes.

Hay que admitir que encontrar un sujetador que guste como queda y además dure un tiempo aceptable, es complicado. Más aún en el caso de las mujeres con pechos muy grandes o demasiado pequeños, sin éxito de encontrar  un sujetador de su talla. Es por eso que, gracias a un estudio realizado por el portal de noticias femenino estarguapas.com, hemos podido saber que cuatro de cada siete mujeres no llevan un sujetador adecuado.

Existen varias razones importantes por las que hay que llevar un sujetador adecuado:

  • Hacer uso de un sujetador demasiado grande puede crearnos rozaduras muy molestas. Comenzaremos a sentir flacidez del pecho, incluso con molestias en los hombros.
  • En el caso contrario tenemos un sujetador con aros demasiado apretado y que oprime los pechos esto hará que se rompan los ligamentos mamarios acelerando la flacidez. Incluso problemas con la circulación, ocasionando futuros enquistamientos.
  • Otro problema frecuente es someter nuestros senos a un estrés constante esto sucede cuando el sujetador es adecuado en la copa pero muy apretado en la espalda. De esta manera se rozan de manera continua los nervios intercostales. También puede ser causada por dormir con este tipo de sujetadores inadecuados.
  • No llevar un sujetador adecuado para hacer deporte hace que sintamos dolor e incomodidad al realizar deporte y hace que los ligamentos que sujetan el pecho se rompan.

Siempre hay que probarse los sujetadores antes de comprarlos sobre todo las mujeres con una constitución menos estándar (senos grandes pero figura delgada, o senos pequeños pero espalda amplia) para evitar todas estas consecuencias negativas

En definitiva, es muy importante llevar un sujetador que realmente se ajuste, porque puede ofrecerte la sujeción que tu pecho necesita. Si el sujetador no se ajusta correctamente, la sujeción que debería ofrecer puede verse afectada. Los pechos están formados por un tejido conectivo llamado «ligamentos de Cooper», que ayuda a mantener su soporte y forma. Si llevas un sujetador que no te da soporte durante mucho tiempo, corres el riesgo de estirar los ligamentos de Cooper, lo que significa que podrías perder la forma y la elevación de tus pechos con el tiempo.

Aún así, debemos tener en cuenta que las mujeres deben ser libres a la hora de tomar la decisión de llevar o no un sujetador, siempre en su justa medida.

Ir arriba