Fuente: Chicismo

Recientemente hemos estado hablando de pasarelas y de lo que llevaremos en otoño, pero hoy es hora de dedicarle una entrada a aquellas prendas que nos ponemos cuando aún no hace ni frío ni calor.

No sé a ti, pero a mí lo que más me cuesta a la hora de vestirme en estos días en los que el tiempo está raro es en el momento de ir a cualquier lugar entre diario. Yo creo que la clave está en utilizar ropa de verano pero adecuándola al otoño.

Los clásicos también son algo que no pasa de moda, puedes probar a ponerte vaqueros con alguna camisa blanca, y así en caso de que tengas calor puedes remangarla, mientras que si tienes frío puedes extender las mangas. En los pies apuesta por los botines bajos que harán que estés cómoda pero a la vez con los pies calentitos, aunque unas manoletinas siempre vienen bien, en función al tiempo que haga puedes llevarlas con medias o sin nada.

Fuente: Chicismo
Fuente: Chicismo

No es plan de ir demasiado desabrigadas, pero tampoco hay que ir vestida hasta arriba de ropa, por lo que siempre puedes llevar una chaqueta de punto en el bolso en caso de que refresque. También hay que estar atentas a los cambios de temperatura, y es que en función a los lugares donde te muevas hará frío o no, pero estos cambios son los que pueden perjudicar a tu salud.

Personalmente hay algo que me suele gustar mucho en cualquier época del año, la combinación entre vestido y leggins, la diferencia está en el grosor de la tela en función a la estación del año en la que me encuentre. Está claro que ya no es hora de pareos ni de gorros de playa, por lo que te recomiendo utilizar los complementos y accesorios otoñales.

¿Y tú? ¿Qué tipo de prendas utilizas en el entretiempo?

Fuente: Nosotras