Cuando vemos en las revistas de moda a las grandes celebridades luciendo sus barrigas de embarazadas con garbo y estilo nos cuestionamos cómo lo consiguen, cuáles serán sus secretos y el camino para lograr ese look tan atractivo a pesar de los kilos.

panta

Ya recordarán los embarazos de Nicole Kidman, Jennifer López y tantas más que compartían un asunto común: todas lucían espectaculares siempre. Entonces, para comenzar a adoptar la moda maternal por la senda correcta, primero que nada, debemos estar conscientes de lo que no debe hacerse nunca en materia de moda si es que quieres verte bien.

Uno de los errores más frecuentes de la futura mamá es comenzar a usar maternales que dejen atrás su verdadero estilo. Si antes del embarazo estaban acostumbradas a los jeans y camisas, entonces es necesario continuar con ese estilo adaptando el vestuario a las nuevas medidas. No hay que perder de vista que tenemos una identidad propia, un sello que mantener siempre.

pie

Otro error de la futura madre es adquirir la ropa cuando ya está con siete kilos demás encima, craso error. Lo ideal es in adquiriendo la ropa al menos un mes o dos meses antes de subir de peso, a fin de no encontrarse nunca con la sorpresa de que nada del armario les queda. Entre las cosas que difícilmente puedas comprar por anticipado, está la ropa interior, ya que seguramente tu cuerpo cambiara bastante durante cada mes que dure el embarazo.

También es muy común que las embarazadas comiencen a usar vestidos tan grandes que casi parecen envueltas y enfundadas en ellos. La idea es inclinarse por cortes evasé que formen el busto y se acampanen hacia abajo. El largo ideal es aquel que llega exactamente a las rodillas.

Como complemento indispensable, hay que cuidar de sí misma, manteniendo una rutina semanal de cuidados específicos para el pelo, la piel, las uñas de las manos y los pies.

Foto: flickr