Manish Arora ha roto convencionalismos en la pasarela parisina, desmarcandose con una colección original, divertida e incluso un poco rocambolesca para esta próxima temporada otoño invierno.

La pasarela se tiñó de inspiración oriental con tintes futuristas y reflejos metálicos.

Túnicas cortas de manga francesa con escote en pico y apliques metálicos de diferentes tonos, formas geométricas, o largas hasta los pies  en tono oscuro con figuras orientales.

Muy originales los vestidos de fiesta con cuello redondo y hombreras picudas que brillaban en un mar de azules, verdes, bronces y dorados metalizados cosidos caoticamente formando figuras abstractas.

También hemos visto vestidos cuadrados con la clásica aberti¡ura lateral y estampado floral acompañados con estolas de piel y botines.

Destacó especialmente un conjunto formado por una camisa fucsia y una falda de pelo morada que se complementaba con un complicado cinturón dorado y unas botas azul eléctrico con el tacón rojo. Podía pasar de todo menos desapercibido.

Trajes de falda a la rodilla y pantalones pitillo con elaborados estampados propios de los países de oriente.

Un desfile fresco, rompedor y divertido.

Fotos: Elle