Si sientes que tu cabello está siempre áspero y maltratado, y ves que se expande como un globo sin que puedas controlarlo, entonces, no desesperes, porque en esos casos, los genes tienen la culpa, y lo único que queda por hacer, es acudir a unos secretos profesionales que te daremos aquí.

Por lo general, el pelo crespo y ondulado, empeora con el secador y la plancha de pelo. Las mujeres que tienen este tipo de pelo, en general tienen unos 80.000 pelos en su cabeza, comparado a los 100.000 de la mujer promedio.

Este tipo de pelo tiende a estar deshidratado, por lo que necesita de mucha humedad. Para solucionarlo usa limpiadores y acondicionadores con dimeticona, manteca de karité o aceite de nuez.  Cuando aplicas limpiadores y acondicionadores con estos ingredientes, logras atrapar la humedad en el interior del cabello, aumentando su flexibilidad.

Las cremas hidratantes ligeras ayudan a mantener la humedad externa. Aunque para peinar, lo más recomendable es utilizar unas gotitas de silicona, que sellan y dan brillo extremo.

Para peinar el pelo crespo, lo mejor es utilizar una crema o spray que lo proteja del calor, y a continuación, deben irlo secando en capas. Antes de pasar la plancha, lo mejor es que dejes enfriar tu pelo unos segundos, y sólo a continuación pasa la plancha.

El pelo crespo necesita más atención que cualquier otro tipo de pelo, por lo tanto, cuídalo con atenciones extras, como un aceite a la semana, un masaje diario y selladores para peinarlo.

Foto