La primera dama estadounidense Michelle Obama se ha transformado en un verdadero ícono de la moda, aunque en un nuevo sentido, ya que la industria no le clasifica dentro de una línea o tendencia definida, sino que es más bien, una mujer que se atreve a experimentar cosas nuevas.

michel

Según la opinión de los analistas de la industria de la moda, Michelle tiene todas las herramientas para influir sobre la gente, sin embargo ella va por una senda muy distinta a la que han tomado tradicionalmente las primeras damas, optando por elegir modelos de diseñadores incipientes, y adquiriendo prendas de tiendas masivas como GAP.

Las tiendas venden como pan caliente cualquier modelo de ropa que utilice Michelle, lo que ya la va consolidando como un modelo a seguir en lo que a moda y estilo se refiere, instando a las mujeres a experimentar con los nuevos modistos, que dicho sea de paso, son muchísimo más económicos que los ya archiconocidos y famosos de siempre, y además, van refrescando el mundo de la moda, haciéndolo más competitivo y accesible.

Obama con esto, va dejando una huella que guía hacia la naturalidad y ante todo, originalidad a la hora de vestir, aprovechando su figura privilegiada y su influencia sobre el medio. Yo creo que Michelle todavía tiene mucho más para sorprendernos, sólo es cosa de ir mirando y estar atentas a lo que va pasando.

Foto: Flickr