Los diseñadores Tommaso Aquilano y Roberto Rimondi, Directores Creativos de Gianfranco Ferré desde 2007, tras la muerte de su fundador en Junio de 2007, presentaron su segunda colección para la firma en la Semana de la Moda de Milán.

gf1 gf3

Fieles al estilo con que Ferré cautivó a sus devotas seguidoras, el dúo italiano privilegió el lujo, confeccionando atuendos con exquisitas telas y terminaciones que fueron las delicias de una exigente audiencia.

Visón, seda, terciopelo o crepe fueron las telas escogidas. Siguiendo una estética medieval, rígidas gorgueras se combinaron con amplias hombreras y exageradas caderas que destacaban la cintura de las modelos.

gf7 gf4

Vestidos, trincheras y chaquetas recibieron delicados bordados propios de las prendas de alta costura.

Las exquisitas técnicas compositivas de la ropa permitieron explorar en un mismo atuendo diversas tonalidades del negro, color predominante de la colección.

gf6 gf5

Los complementos reflejaron el lujo característico de la firma, con cinturones y joyas de ébano, y bolsos de piel de cocodrilo.

Con una presentación sobria y elegante, Aquilano y Rimondi demostraron continuar con el majestuoso legado de Ferré.