perfume shalimar

 

Convertida en imagen de Guerlain durante ya algún tiempo, la bella modelo rusa Natalia Vodianova, es la reina en la imagen encantadora del realanzamiento del perfume Shalimar de Guerlain.  Siendo que el aroma exótico y poderoso de Shalimar siempre nos ha hecho pensar en paisajes de ensueño de reyes y reinas, de paisajes exóticos de oriente, la nueva iniciativa de Guerlain, es un minifilm en el que Vodianova luce como una reina del desierto, maravillosa, bella como siempre, y tan especial como el perfume del que es embajadora.

La fragancia Shalimar de Guerlain, data de los alocados años ’20, cuando el talentoso Jacques Guerlain la creó bajo el nombre que del sáncrito se traduce como “Templo del Amor”. Según se sabe, la inspiración para Shalimar vendría de la historia de amor que dio lugar a un templo del amor real, el Templo del Taj Mahal en India dedicado por el Emperador Shah Jahan  a su esposa predilecta Mumtaz Mahal.  Y rodeada por una historia de amor que ha resistido el paso del tiempo, como símbolo de que el amor es eterno, Shalimar ha resistido las tendencias y las novedades.

Este 2013, perfume Shalimar con Natalia Vodianova, vuelve para confirmarnos por qué una fragancia que estará por alcanzar el siglo de existencia sigue siendo tan cautivante y tan popular entre el gusto de las mujeres más exigentes. Su aroma intenso, exótico y sensual, es el aroma de como hemos dicho, paisajes de ensueño, pasión y amor. Y esos sentimientos forman parte vital de la esencia femenina, por el que tantas chicas disfrutan de sumergirse en el ensueño de ser amadas por siempre, una ensoñación provocada por el aroma delicioso de Shalimar.

Natalia Vodianova es una imagen recurrente en el mundo del modelaje, y un ejemplo de superación del que quizá no sepan quienes siguen su arrolladora carrera como top model. De modesto origenes nació en Gorki, Rusia y siendo niña trabajaba para ayudar a mantener a su familia. Fue cuando cumplió 17 años que decidió aprender inglés en tres meses a la perfección y marchar a París. Pronto caminaría en las pasarelas de marcas como Givenchy.