A la hora de comprar ropa para nuestros hijos e hijas intentamos buscar marcas que respecten el bienestar del planeta; proyectos cuyas formas de producción no resulten excesivamente contaminantes. Con todo, muchas veces no conseguimos dar con estas marcas y acabamos llenando el armario de nuestros hijos con ropa de mala calidad y poco duradera. Por esta razón, el proyecto de moda infantil ecológica Play Up puede ser una buena alternativa.

Una marca con raíces familiares

Play Up es una empresa familiar, vinculada al sector textil del norte de Portugal. Sus orígenes familiares determinan su forma de producción, muy influenciada por el conocimiento y la experiencia construida durante más de tres décadas en el sector. En este sentido, tanto el diseño como la fabricación de sus colecciones son totalmente portuguesas.

Sus prendas están diseñadas para niños y niñas de entre 0 y 14 años, aunque también cuentan con algunos diseños para adultos. El mayor rasgo definitorio de esta empresa es su preocupación por la emergencia climática, que la ha llevado a producir colecciones que cumplen las necesidades de las familias sin comprometer el bienestar de las generaciones futuras.

De este modo, convencidos de la necesidad de modificar las formas de producción convencionales, Play Up ha implementado una serie de cambios adaptados a un estilo de vida más sostenible. Así, esta marca de ropa ecológica ha substituido los tejidos tradicionales por fibras naturales, orgánicas y recicladas.

Por este motivo, la mayoría de sus accesorios y prendas están certificados por Standard 100, by Oeko-Tex, Classe I. Esto implica que sus materias primas no contienen substancias peligrosas, por lo que son ideales para cuidar la piel de los bebés y los niños.

Además, el cuidado del planeta por parte de Play Up no se reduce únicamente al diseño y producción de las prendas, sino que también alcanza los elementos de soporte de su colección. Así, además de hacer ropa sostenible, Play Up también sobresale por elaborar con materiales reciclados y reciclables objetos como los catálogos y los cárteles de la marca, con el objetivo de reducir su huella ambiental.

Asimismo, conscientes de la dimensión social de la sostenibilidad, Play Up se caracteriza por garantizar que todos los eslabones de su cadena de producción cumplen con los estándares del comercio justo. De este modo, desde la marca se da prioridad a los proveedores locales y se garantizan unas condiciones de trabajo adecuadas.

En cuanto a la protección del patrimonio cultural, Play Up también sobresale por su puesta en valor. De esta forma, esta marca de moda infantil sostenible preserva las formas de producción ancestrales, combinándolas con nuevas funcionalidades y estéticas.

Tonos naturales, formas simples y estampados manuales

Junto a la elección de fibras naturales, orgánicas y recicladas, Play Up ha orientado sus colecciones hacia la simplicidad de formas y de técnicas, optando por tonos naturales y estampados manuales. De hecho, en la Colección Primavera-Verano de este año, todas las materias primas empleadas fueron realizadas con fibras naturales.

Además, durante el proceso de elaboración, la marca estudia a fondo la funcionalidad y el diseño de cada prenda, buscando los mejores materiales y acompañando cada paso. Igualmente, desde la propia marca se busca imprimir una visión propia, elaborando diseños únicos que reflejan su propia personalidad.

Sus colecciones se dividen en cinco grupos de edad que, como ya se ha dicho anteriormente, oscilan entre los 0 y los 14 años. Así, aunque todas las colecciones cuentan con las características de la marca, cada una conserva su propia personalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here