Yo creo que en más de alguna ocasión, se han sorprendido por querer llevar en una temporada de calor, un traje o vestido de otoño, o hasta de invierno, aunque el razonamiento seguramente les ha hecho desistir de la idea con tan sólo pensar en cómo les subiría la temperatura por estar envueltas en tan pesadas telas.

Lo que hace que los vestidos de otoño y invierno sean tan apetecibles y deseables, es la majestuosidad de sus telas, la oportunidad que nos dan esos diseños más complejos, para llevar múltiples capas, colores oscuros y patrones diferentes.

Aunque los vestidos de otoño e invierno sean casuales, sus formas atemporales los hacen ser encantadores. Aquí van algunos vestidos que con seguridad les encantarán por su estilo para la temporada que se avecina, y aunque no sean precisamente los que alguna vez soñaron con llevar puestos, tal vez con ellos descubran que pueden comenzar a adoptar otro estilo y llegar a sentirse bien con ellos.

Algunos detalles vistosos son, creo, los que consiguen dar alma a los vestidos de otoño, como los estampados florales, los tejidos, los detalles en cuero, los cuellos de colores contrastantes, los cuadrillé y cortes tipo tubo, que estilizan de un modo elegante.

Vía: Refinery29

Comments are closed.