El desfile de Prada en la capital de la moda italiana vino con un toque muy lady. Tonos pastel y delicadas combinaciónes con bastantes retazos de estilo Pin up.

Faldas y vestidos con el largo a la rodilla y cinturas altas combinados con tops bandeau, blusas y abrigos de corte setentero.

Atención especial a los plisados….ya se dijo este verano, vuelven con más fuerza que nunca en tejidos ligeros y livianos para vestidos, faldas y blusas.

Monos XS con aspecto de bañador retro en tejidos gruesos y brillantes. Mucho vestidito preppy de esos que favorecen siempre.

Los estampados muy retro, parece que la firma sigue en la línea que lleva los últimos años aunque en comparación con la colección del año pasado , ésta es mucho menos estridente, mas elegante y de corte muy clásico. Una vuelta de tuerca a estas últimas colecciones basadas en tendencias mezcladas, colores estridentes y combinaciones imposibles.

 

La silueta que marca Prada esta temporada es muy femenina, resalta las curvas y aqui también se han visto transparencias, como en otros tantos desfiles….la tendencia se confirma de nuevo.

Fuente y fotos: Elle