Otro desfile muy interesante en la Milán Fashion Week fue el de Krizia. Modelos muy atrevidos de inspiración motera y con una tejido fetiche: el cuero.

El desfile tuvo dos partes, una primera marcada por modelos arriesgados, ultramodernos y con un resultado muy sexy y una segunda parte para los vestidos de fiesta de inspiración romántica y vaporosa en la que destacaron sobre todo las transparencias.

Por la pasarela vimos desfilar leguins, shorts cortísimos, rodilleras, corpiños, fajines y botines peep toe con plataformas XXL. Una estética que recordaba los ochenta por sus combinaciones irreverentes de aspecto a caballo entre sport y urban.

Como complementos bolsos saco y cinturones muy anchos a modo de fajín.

Parece que el cuero de quedará con nosotros este verano….una propuesta muy atractiva a la vista pero más bien poco cómoda en la práctica…

Hemos visto también alguna que otra pieza en dorado y algunas prendas en crudo.

Los colores más destacados el verde esmeralda, el amarillo y el color fresa combinados siempre con cuero negro.

Los vestidos de noche son vaporosos y recatados o rematadamente provocativos con transparencias y estratégicas aberturas laterales.

Los colores: negro, amarillo, gris plomo y nude.

Interesante la combinación de gasa y cuero.

Fuente y Fotos: ELLE