La moda sostenible es un nuevo término “de moda”  que circula en la industria textil, pero ¿es simplemente otro término de marketing o hay algo más sustancial detrás de él?

No cabe duda de que la sostenibilidad es una preocupación creciente compartida por expertos de múltiples industrias debido a la creciente degradación ambiental. En respuesta, la industria de la moda está evolucionando lentamente, a medida que las personas se vuelven más conscientes del medio ambiente y buscan formas de mantener el estilo sin dañarlo.

¿Qué es exactamente la moda sostenible?

La moda sostenible se refiere a la ropa diseñada, fabricada, distribuida y utilizada de manera respetuosa con el medio ambiente.

En resumen, el movimiento de moda sostenible tiene como objetivo crear ropa que se haga éticamente y sea respetuosa con el medio ambiente. Por eso también se conoce como moda ética.

Aunque a la industria le está costando un poco, cada vez hay más marcas que apuestas por este tipo de moda, como la ropa sostenible Moolberry.

Por qué la moda sostenible es tan importante

¿Sabías que la industria de la moda es uno de los mayores contaminadores del mundo? De hecho, la industria de la moda ocupa el segundo lugar después del petróleo en lo que respecta a la contaminación, siendo responsable del 20% de la contaminación industrial del agua a nivel mundial.

Además de eso, hay que tener en cuenta que las fábricas textiles utilizan 20.000 productos químicos para fabricar ropa. Y, por si fuera poco, muchos de estos productos son cancerígenos

Otro problema añadido es que la mayoría de esa ropa está hecha de plástico, con todo lo que eso implica.

¿Qué hace que la ropa sea sostenible?

Para que la ropa sea sostenible el concepto debe llegar a todos los aspectos de la industria. Desde las granjas donde se cultiva el algodón hasta el tratamiento de los animales que son esquilados por su lana o los productos que se emplean en el tratamiento las fibras y la elaboración de los tejidos.

Según el Informe de la ONU de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, el desarrollo sostenible significa «satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades».

Solo la ropa que está hecha de materiales ecológicos, utiliza los recursos naturales de manera responsable y no daña a nadie en el proceso puede considerarse moda sostenible.

La moda  sostenible incluye ropa, zapatos y accesorios que se fabrican, comercializan y utilizan de la manera más sostenible posible, teniendo en cuenta tanto los aspectos medioambientales como socioeconómicos.

Razones por las que importa la moda sostenible

 Menos desperdicio textil

Cada segundo se quema o se tira al vertedero el equivalente al contenido de un camión de basura con  desechos textiles. La moda rápida es la principal responsable de estas grandes cantidades de desperdicio, ya que estas marcas sacrifican la longevidad de la ropa por precios bajos y más compras de los clientes.

Sin embargo, las marcas sostenibles se enfocan en la calidad de la ropa, utilizando materiales duraderos, como el que usan las camisetas sostenibles, centrándose en piezas clásicas y atemporales en lugar de impulsar nuevas colecciones semanalmente que obliguen   a comprar más.

Menor daño animal

Los bolsos de cuero, las botas y los artículos producidos a partir de pieles, cuero, plumas y lana, a menudo tienen efectos nocivos en las poblaciones animales de las que se obtienen los materiales.  Puedes salvar vidas animales y contribuir a su trato digno usando marcas de moda sostenible.

Ahorro de agua

La industria de la moda consume mucha agua debido a los procesos de teñido y acabado de casi todas las prendas.  Además de consumir mucha agua, la producción de ropa también contribuye a contaminar el agua, ya que los productos químicos tóxicos del proceso de producción se abren camino rápidamente en los cursos de agua.  La moda sostenible es una excelente manera de ahorrar en el uso de agua y reducir la contaminación de la misma.

Reducción de la huella de carbono

La industria de la moda rápida deja una gran huella de carbono como parte de sus operaciones, incluida la cantidad de desechos textiles en los vertederos, la contaminación del agua y otros impactos negativos  en el medio ambiente y la salud humana. Además, la ropa de moda rápida suele estar hecha de materiales a base de petróleo, incluidos acrílico, nailon y poliéster, que también requieren una cantidad significativa de energía durante la producción.

Por otro lado, la moda sostenible utiliza materiales hechos de tejidos naturales o reciclados. Estos materiales requieren poco o ningún tratamiento químico, menos energía, menos agua y ningún pesticida o fertilizante para crecer. Los materiales como el lino y el cáñamo son incluso biodegradables, lo que reduce la contaminación ambiental.