Con el embarazo muchas mujeres se vuelven locas con la ropa porque nada de lo que tienen les queda bien. Es algo normal, ya que tu cuerpo está experimentando algunos cambios y durante algunos meses, sobre todo los últimos, tendrás que comprar alguna ropa que te permita seguir igual de guapa, pero más cómoda que antes.

El problema que muchas mujeres tienen es que la ropa premamá no les gusta. Aunque cada vez son más modernos los diseños, a muchas mamás siguen sin gustarle. Y es que estando acostumbradas a lucir modelos ajustados, eso de verse ahora con telas holgadas las echa un poco para atrás. Una solución puede ser buscar la ropa con alguna talla de más.

Otro problema suele ser que, a pesar de que ser madre es una experiencia única, eso de verse más gorditas las deprime más que a otras. Si necesitas disimular un poco tus curvas puedes recurrir a prendas negras. Acuérdate de que este color es el que más estiliza la figura, así que deberá ser uno de los must en este estado.

Como adornos puedes usar fulares, collares y rebecas o cardigans de colores para dar un toque de estilo a tu vestuario. Puedes ir completamente a la moda si sabes combinar bien los complementos. Puedes fijarte en las grandes estrellas de Hollywood que lucen tripita sin ningún pudor en estrenos o reportajes en las revistas.

Ten en cuenta que hasta los últimos meses de embarazo, tal vez hasta el quinto o sexto mes, la barriguita no comenzará a ser notablemente grande. Tal vez puedas aprovechar esas ropas que se te han quedado grandes si has adelgazado. Piensa que si compras algunas prendas en el tercer mes tan sólo lo puedas aprovechar durante un poco tiempo, porque cuando des a luz, puede que te quede grande.