La Semana de la Moda de São Paulo, que tendrá lugar entre los días 18 y 23 de Enero, ya no es simplemente el mayor evento de la industria en Brasil sino que ha adquirido status mundial. 

Brasil, con su fortalecida economía, es cuna de una nueva generación de talentosos diseñadores, convirtiéndose en el principal exponente de la moda en Latinoamérica y el mundo, a sólo unos pasos de Paris y New York.

Brasileirisimos” es la puesta en escena de 37 firmas locales, entre las que figuran Osklen,
 Alexandre Herchcovitch, Colcci, Cori, Ellus y María Bonita, cuya propuesta es una “síntesis o convergencia de aspectos de la felicidad del brasileño”, apunta Paulo Borges, director del SPFW.

El primer día del SPFW se presentó la colección de Osklen, cuyas piezas se caracterizan por ser a la vez “eco-friendly” y “cool“.

  

En esta oportunidad, su creador, Oskar Metsavaht, quiso destacar la sensualidad urbana junto con la conciencia ecológica, confeccionando vestidos con dobladillos de remeras, faldas cortas con estructura circular y amplios jerseys.

Los accesorios hicieron su presencia con el desfile de la firma Cori. Con importantes colgantes y extravagantes botas de cuero, los diseñadores Dudu Bertholini y Rita Comparato demostraron poder llevar al frente la empresa luego de la salida de Alexander Herchcovitch.

   

Sin embargo, en su 24ª edición, lo que realmente atrajo la atención del público fue la participación de la supermodelo brasilera Gisele Bündchen, quien desfiló para Colcci. En la colección, de impronta “hippie-chic“, predominaron los estampados étnicos y el batik.

  

Si bien las presentaciones fueron muy heterogéneas, todavía no hemos sido sorprendidos por los paulistas. Veremos qué nos espera en los próximos días.