Hablar de estilo engloba un sinfín de cosas que para nosotras, el común de las mortales, no podríamos definir en una sola palabra, sin embargo, un modisto experimentado, puede hacerlo en una sola prenda, aún cuando la economía esté en su momento más difícil.

2

El surrealista Jean Cocteau dijo una vez: “El estilo es una manera simple de decir las cosas complicadas”, y este año, si hay una cosa sobre los accesorios y la moda, es que la economía todavía no se recupera. La buena noticia es que las mujeres son unas verdaderas atletas cuando se trata de adquirir los accesorios y la ropa, en vez de dejarlos ir.

Los zapatos y bolsos son considerados por las mujeres, como recuerdos, como si de obras de arte se tratara. En otras palabras, seguramente en estos tiempos tendrán que trabajar el doble para darse el gusto. Para que se hagan una idea de lo que les digo, según Freud, un bolso simbolizaba la vagina, lo que nos lleva a la conclusión que el amor a los bolsos es una manera de amar nuestros cuerpos.

1

Freud, en ese sentido, es un faro que recalca el empoderamiento femenino en la moda. En estos tiempos difíciles, unos pocos accesorios extravagantes en el guardarropa es una declaración de guerra, símbolo de lucha por seguir en pie aún ante las más difíciles circunstancias. Esto es especialmente cierto en esta temporada donde se remarca el estilo masculino, con hombros fuertes, toques militares y conjuntos y vestidos de esmoquin abierto.

Los bolsos son el accesorio perfecto para marcar la diferencia, así como los zapatos, que pueden ir con colores contrastantes y distintivos. El estilo de YSL o de Luois Vuitton son los más seductores para estos tiempos, con vestidos drapeados y formas que marcan la silueta, aunque no hay nada que discutir sobre los discos metálicos de Marc Jacobs. Para las noches de fiesta, nada mejor que añadir un toque de elegancia con los vestidos y chaquetas de Nina Ricci.

Vía

1 Comentario

Comments are closed.