Llega el verano y con él los pies al descubierto y las sandalias. Son un calzado fundamental para las chicas en esta época del año y las compramos sin ton ni son, porque nos gustan y ya está. Pero antes de hacerlo, deberíamos tener en cuenta varios aspectos para evitar determinados modelos que podrían no sentarnos bien. Porque, ¿sabes que dependiendo del tipo de pie, unas sandalias se lucen mejor que otras?

Por ejemplo, las chicas que tienen un número grande de pie y las piernas estilizadas y largas deberían utilizar sandalias tipo romano. Son las que mejor le sientan. También esas que se atan al tobillo con una tira fina ya que harán que tu pie se vea mucho más elegante. Olvídate, sin embargo, de las que tienen el empeine en forma de V: tu pie parecerá enorme con ellas.

Por el contrario, para chicas con las piernas anchas, lo mejor son las que tienen el empeine al aire o en forma de cuña y se atan por encima de los tobillos. Por ejemplo, esas que suben un poco por la caña de la pierna. Debes evitar a toda costa las sandalias que se atan al tobillo y las que acaban en punta redondeada porque tienes que buscar estilizar tus formas.

Y por último, las bajitas como yo: ¡cuñas y tacones al poder! Tampoco se trata de subirnos en un andamio, pero un poquito de altura nos vendrá bien. Y al igual que en el caso anterior, las puntas redondeadas están más que prohibidas.

¿Preparada para lucir sandalias?