Touche Éclat es un producto de culto que lleva iluminando la vida de las mujeres desde hace 20 años.

En su estuche dorado, este lápiz – pincel es el icono por excelencia de la luminosidad de la piel, embellecida por su fórmula mágica, enriquecida con microemisores que convierten a este producto en un cómplice esencial y de alta tecnología.

Un producto indispensable de efecto alisador óptico que se funde con la piel y la ilumina.

Su éxito lo convierte en un valioso aliado profesional de uso diario que es venerado por los make-up de los artistas y que se ha vuelto en indispensable para todas las adictas a la belleza. Con un formato ideal para llevar siempre encima, este objeto fetiche realza la belleza de la piel, pudiéndose aplicar en cualquier momento del día, dando al rostro un toque de luminosidad al instante.

Su haz de luz realza la belleza del rostro envolviéndolo con un halo luminoso que rediseña los rasgos y las zonas más oscuras revitalizándolo, al tiempo que combina la expresión con la perfección.

Touche Éclat es un objeto irremplazable, la firma absoluta de una marca que ha hecho del maquillaje un auténtico ritual con el que la piel resplandece. 

El icono del maquillaje actual, utilizado cada vez por más mujeres que se adapta a todo tipo de pieles, desde la más clara a la más oscura.

El principal objetivo de Yves Saint Lauren es iluminar y sublimar la belleza de la piel, fijando la luz y captando el brillo de cada tipo de piel. Con Touche Éclat, este gesto de belleza se convierte, prácticamente, en un ritual.

Está disponible en siete tonos, cien por cien iluminadores, que se organiza por familias, desde la piel de porcelana hasta la más oscura, rindiendo homenaje a todas las mujeres del mundo.

Touche Éclat irradia una nueva luz, cosmopolita, global y contemporánea. Cada 10 segundos, se vende un Touche Éclat en alguna parte del mundo.