El día de ayer se vistió de negro tras conocer la trágica muerte de Alexander McQueen. El icono británico fue encontrado sin vida en su domicilio de Londres, dejando al mundo de la moda sin su “enfant terrible”.

Todos los medios apuntan que el diseñador de 40 años se suicidó, aunque la firma no ha querido hacer declaraciones por respeto a la familia de McQueen. Su muerte podría estar asociada a la depresión por la que había estado pasando desde la muerte de su madre, sólo 10 días antes del suceso. Una triste noticia que tiene lugar días antes de la London Fashion Week, y semanas antes de la presentación de su nueva colección en la Paris Fashion Week.

Alexander McQueen fue el sucesor de John Galliano como diseñador de Givenchy, y actualmente su firma pertenece al grupo Gucci. Catalogado como visionario, obsesivo y transgresor, lo que está claro es que tenía un talento único y su muerte supone una gran pérdida para el mundo de la moda.

Comments are closed.