He visto variados modelos de faldas por estos días, y lo cierto es que todos son distintos, y por lo mismo, cada una te aporta una forma distinta, que te puede favorecer o hacer ver peor.

Aquí van algunos consejos describiendo los beneficios de cada modelito de falda:

Falda básica: Las básicas, son aquellas faldas rectas que llegan a las rodillas. Este tipo de falda es ideal para las mujeres de caderas anchas, porque su calce queda perfecto en la cintura y cae bien sobre las caderas y los muslos sin marcar en exceso esas zonas. El largo ideal de una falda básica, es a mi parecer, el que llega justo a la rodilla, ni más ni menos.

Falda recta: Estas son faldas que se diferencian de las faldas básicas porque tienen un corte estrecho y son de talle largo. A simple vista, son de un modelo retro y elegante, y son ideales para las mujeres de caderas angostas. Este diseño es muy fácil de combinar y se adapta a cualquier ocasión.

Falda a la cadera: El corte de la pretina de este tipo de falda llega justo a la cadera, por lo que son ideales para las mujeres de contextura pequeña y las que no tienen muchas curvas. El único problema de esta falda es que no es apta para aquellas que tengan un vientre prominente, ya que lo destaca.

Falda campana: Estas faldas son las que mejor le quedan a las mujeres altas y de caderas anchas, porque el corte campana disimula el ancho. Lo ideal es dejar que el largo sea hasta las rodillas, aunque pueden llegar a los tobillos. Este modelo de falda queda bien cuando lleva estampados o bolsillos.

Falda enagua: Este tipo de falda es ideal para las mujeres delgadas y de pocas caderas, ya que son diseños con volantes y pliegues que te ensanchan la figura, en especial la zona de los muslos.

Faldas globo: Este modelo de falda queda bien cuando se combina con prendas ajustadas arriba. No debes sobrecargar tu imagen si llevas este tipo de falda.

Vía: terra, Fotos: (Motagirl) flickr, (M. Angel H.) flickr

Comments are closed.