Una forma de ahorrar dinero es dejar de pagar por servicios adicionales que tú misma puedes hacerte, como por ejemplo, las manicuras.

Hacerse la manicure puede ser caro y demoroso, y aunque no lo creas, se pueden conseguir resultados espectaculares en la misma casa. Hay una gran variedad de diseños de uñas que te puedes hacer tú misma, incluso si tienes poca experiencia en manicure.

Muchos de los pasos que se realizan en la peluquería, como remojar las uñas y aplicar una base, no son realmente necesarios para que tus uñas se vean perfectas y prolijas. Para conseguir una manicure francesa, basta con que apliques un color de esmalte de uñas natural y dejes secar. A continuación, con ayuda de un pincel de arte, aplica una fina rayita blanca en la punta de las uñas.

Una vez terminada la aplicación de los esmaltes, basta con que apliques una capa de brillo sobre las uñas para que la durabilidad del esmalte se prolongue, de un día a una semana.

Para las que no tienen miedo de probar algo nuevo, una manicure de cebra es lo indicado, ya que añade color a cualquier equipo. Lo mejor de todo, es que es fácil de hacer en casa.

Para crear un diseño de cebra sobre tus uñas, aplica un color base cualquiera, aunque el blanco funcionaría como el patrón de la cebra real, pero puede ser rosa, rojo o hasta negro y luego haces las rayas finitas en un color contrastante.

Vía: Examiner