Oscar de la Renta mostró una propuesta innovadora para este año, con drapeados y cortes asimétricos, escotes atrevidos y vestidos cortos, rodeados de encajes y colores que hacen de las novias, unas novias modernas, desde donde se les mire.

Los vestidos, aunque fueran cortos y escotados, mantenían esa candidez romántica de los vestidos de novia, gracias a los accesorios, como los moños sobre la cabeza, hechos con telas de tul y los guantes blancos o color perla.

Incluso, los vestidos cubiertos con chaquetones repletos de aplicaciones con flores de seda, fueron parte de esta colección 2010 para las novias. Incluso, un atrevido lacito negro podía rodear la cintura de las modelos.

Un vestido tubo, cubierto con una chaqueta de tul y un tocado espumoso con rosas blancas en la cabeza, se veía espectacular. Un generoso collar con perlas de seda gigantes daba el toque final a este conjunto.

De los vestidos largos jamás nos podremos olvidar, así que Oscar de la Renta, no los dejo de lado, y les puso toques asirenados y ondas que le dieran movimiento al traje.

Los rasos, sedas y tules flotaban sobre la pasarela. Los drapeados podían ir sobre un vestido completo, como sobre una pequeña parte de éstos. Las formas logradas, fueron perfectas.

Vía