Para esperar la Noche Vieja nada mejor que estar preparadas, con vestidos de colores jóvenes y fuertes, que fortalezcan el espíritu para esperar lo mejor del nuevo año.

Encontré unos vestidos bien cortos, algunos ajustados y con lentejuelas, y otros más sueltos y llenos de color, como el morado con plisados que lo hacen ver diferente.

Los vestidos que elegí para Noche Vieja, son la mayoría pensando en alguien joven como yo, que pueda darse el gusto de usar un vestido bien ajustado y con todos los accesorios que se le vengan en gana.

Quizás el factor común de todos estos vestidos que elegí es que son bastante sencillos, y creo que ni tan originales, ni tan elegantes, pero son de buen gusto y creo que si estuviera frente a uno de ellos, no dudaría en probármelos hasta dar con el que mejor quede.

Un detalle que creo que cobra relevancia al momento de ponerse vestidos cortos, son los zapatos. Cuando los zapatos son delicados, el vestido consigue verse más refinado, mientras que cuando son toscos y grandes, como los que llevan plataformas, quedar con un toque retro es inevitable.

Como ya queda poco para Navidad y Noche Vieja, les dejo un saludo, y mis mejores deseos para celebrar en familia y con tranquilidad, esperando que el próximo año esté repleto de nuevas oportunidades, sobre todo, para ser mejores personas.

Fotos: esdressme