Todos los inviernos vuelve la lana, es el tejido estrella por excelencia en los meses frios y se reinterpreta cada temporada en forma de nuevas tendencias que llegan a nuestros armarios.

Este año, una vez más, se lleva el punto en diferentes versiones y es que  hace ya unas cuantas temporadas volvieron los labrados, los ochos y el punto bobo y parece que lo hicieron para quedarse porque vuelven a ser tendencia año tras año.

Una prenda muy agradecida en el armario e imprescindible a estas alturas del invierno es un vestido de lana, son ideales y además quedan perfectos para ir a la oficina. El truco es escogerlo de manga corta si no quieres morirte de calor con las calefacciones, siempre puedes usarlo con una camisa o camiseta de manga larga y quitártela cuando empieces a tener calor.

Caen entallados pero ligeramente sueltos y se usan con medias tupidas o leguins por lo que aunque sean cortitos nos los podemos poner para ir a trabajar sin ningún problema, además son súper cómodos.

Estos tres que os enseño aqui son de la colección de invierno de Stradivarius y cuestan 29,95€ cada uno. Una de las ventajas de la moda low cost es que te puedes permitir una misma pieza en diferentes colores o estilos.

Este primero en tono crudo va labrado como podéis ver en la fotografía y es más bien suelto, el cuello es vuelto pero flojo, no ahoga, así que es un candidato perfecto para la oficina con unos leguins y una camiseta debajo.

Lo puedes combinar con botines, botas planas o zapatos.

Si eres de las que prefiere un estilo un poco más grunge este es el tuyo, punto bobo en gris, cuadrado y sin forma cae casi hasta la rodilla.

El cuello es desbocado y las mangas caen hasta el codo muy abiertas. Perfecto para usar con camisa o solo, eso sí combina mejor con botas.

Las mas clásicas tienen este en tono arena con dibujos en marrón, cuello vuelto, forma ligeramente cuadrada y sin mangas. El de toda la vida que sienta de maravilla con botas altas o zapatos.

fuente y fotos: Stradivarius

Comments are closed.