Consejo de moda: vístete para ti y no para impresionar a los demás

Quizá alguna vez hayas pensado que necesitas vestirte para impresionar a los demás y que de este modo, te mirarán con buenos ojos. Nada más lejos de la verdad, si realmente quieres impresionar a los demás, lo primero que debes hacer es sentirte cómoda con la ropa que llevas puesta. Esto significa que cuando te mires al espejo te guste lo que ves.

Ya sea una primera cita, una entrevista de trabajo, una fiesta o cualquier otro evento… es normal que pienses en qué debes ponerte para vestirte bien… Pero no necesitas que otras personas te hagan cumplidos. Si bien es cierto que hay formas de vestir para ocasiones específicas, eso de “vestirte para impresionar a otros” debe acabar para siempre. No es saludable ni te hace bien emocionalmente.

fashion 1063100 1920

Eres una mujer moderna no una chica del siglo XVIII que vive en una granja y que se va a casar en breve para intentar tener una mejor vida. Lo que te pongas debes sentirlo cómodo en tu piel y para ti, no solo para satisfacer el placer visual de otra persona.

Al final, eso trata el «vestirse para impresionar». Alguien decidió que los demás deben verse de cierta manera para ser considerados apropiados para ese entorno, y la gente lo siguió. Es cierto que tanto los hombres como las mujeres se someten a pautas de vestimenta, pero la mayoría de las veces los hombres pueden ir más cómodos que las mujeres. ¡No tiene que ser así! Si una mujer que usar pantalones y zapatos planos para una entrevista, ¿por qué no “debería” hacerlo?

Para quién te vistes

¿Para quién te vistes hoy en día? Muchas mujeres dirán automáticamente que se están vistiendo para ellas mismas, pero debes detenerte por un momento y considerar quién está influyendo en tu sentido de la moda.

¿Llevas tacones porque se consideran de moda? ¿Llevas faldas ajustadas porque supuestamente son sexys? ¿O porque la longitud favorece tus muslos? Ahora, ¿alguna vez alguien te ha dicho que tener X o Y te hará lucir más bonita? ¿Lo compraste?

Quizá alguna vez compraste un par de tacones de aguja ridículamente altos a pesar de tu torpeza innata porque escuchaste a un chico decir que le gustaban las mujeres con tacones altos. 

O bien, en algún momento de tu vida alguien te dijo una vez que dejaras de usar blusas holgadas porque ocultan tu torso bien formado y te hacen parecer más infantil. Si te das cuenta, cuando esto pasaba te estabas vistiendo para otros, no para ti.

No te alejes de tu estilo normal para impresionar a otras personas, te sentirás incómoda y lo peor, parecerá que en el fondo, tu alma va disfrazada.

people 2563491 1920

Los consejos de moda no suelen ser buenos

Una persona famosa lleva algo y de repente, todo el mundo corre a los grandes almacenes a buscarlo, les parezca bien o no. Como blusas. O esos tontos peleles. ¿Alguna vez has visto a alguien con órganos reales que coma y necesite ir al baño usando un mameluco largo?

El hecho de que un estilo le quede bien a una persona de una revista en su sesión fotográfica no significa que sea bueno para ti en tu día a día. El hecho de que la columna de consejos para citas diga que rechaces las sandalias en la primera cita porque no son impresionantes no significa que lo tengas que hacer.

Existen consejos ridículos como por ejemplo que los hombres nunca deben usar pantalones caqui el primer día porque no son lo suficientemente “impresionantes” para las mujeres. No simplemente no. Eso está mal. Si una chica está esperando a su cita en el café y él entra vistiendo pantalones caqui y una camiseta sencilla, no es poco impresionante. Eso se llama casual.

No luches para parecer lo que no eres. Si te gusta vestir en chándal, simplemente hazlo. Si te gusta la ropa cómoda, ¡póntela! La belleza no está fuera, la llevas dentro de ti. Si tú te sientes bien de verdad, todo lo demás estará bien también.

No te pongas prendas que no te hagan sentir que realmente eres tú quien lleva esas prendas de ropa. Es tu verdadero “yo” el que debe impresionar a los demás… No la ropa que lleves puesta.

woman 2003647 1920

Deja de inclinarte en vestirte para impresionar

Fácil. Vestirte para la satisfacción de los demás ha manchado durante mucho tiempo la forma en que te ves. Debes dejar atrás los días en que apelabas a los demás para impresionarles o porque pensabas que de ese modo llegarías a alguna parte.

Vestirse para los demás es parecido a la frase: “deberías sonreír más” en días que solo necesitas llorar. Es cierto que pueden haber códigos de vestimenta, pero eres tú quien debe escoger si seguir esas reglas o vestirte de una manera que exprese quién eres, no lo que el mundo quiere que seas.

Cuando las personas usan lo que les resulta cómodo, se transmite una belleza natural . Cuando las personas se expresan, es cuando se crea un sentido de la moda real. Así que abandona la idea de vestirte para impresionar a otras personas. En su lugar, trata de vestirte de una manera que, cuando se pongas de pie frente al espejo del probador, veas tu propio reflejo y digas: «¡Guau!» Esa confianza es el brillo más hermoso e impresionante de todos los tiempos.

Ir arriba