Vuelve la “naturalidad” como la tendencia más demandada en cirugía plástica

Los cánones de belleza de la mujer no siempre han sido iguales. En cada época nos hemos encontrado unos diferentes. Por ejemplo, en la década de los 90 fue la de los retoques permanentes y notorios con medida exuberantes. Tras el Covid, esto parece haber cambiado y las mujeres apuestas por la naturalidad a la hora de someterse a una cirugía plástica. Las intervenciones «que no se note» son la más demandadas, veamos a continuación algunas de las principales intervenciones que se realizan en nuestro país de la mano de clínicas Dorsia.

Un pecho a la medida de tus necesidades

El objetivo de estas intervenciones es conseguir resultados naturales, proporcionados y firmes. Para ello se apuesta por la clásica cirugía de aumento, pero también por abordajes menos frontales que pueden cambiar totalmente la percepción del escote.

– Aumento de pecho. Actualmente esta es la cirugía más demandada en nuestro país. Pero no todas las prótesis son iguales, ni todas las técnicas se parecen. En Clínicas Dorsia han desarrollado AMI (Aumento Mínimamente Invasivo), un procedimiento único que permite implantar la prótesis de manera precisa, con una incisión más pequeña y con gran control sobre el proceso quirúrgico para un resultado totalmente integrado.

– Mastopexia. A veces lo que preocupa no es el tamaño, sino la caída de los senos, fruto de la gravedad y el paso del tiempo. Con la mastopexia se logra remodelar y elevar el pecho, devolviéndole así un aspecto terso y firme, a través de una pequeña incisión diseñada para que apenas se aprecie a simple vista.

– Asimetría mamaria. Un desequilibrio en el tamaño, forma o situación de los pechos puede generar gran impacto psicológico, pero tiene solución mediante una intervención customizada en la que se determina cuál es la solución más interesante y menos invasiva. En algunos casos se compensará con prótesis mamarias, en otros interviniendo la glándula mamaria y finalmente los habrá que requerirán la reducción o elevación.

– Reducción de areola. Un toque sutil, pero que suele funcionar a la hora de apreciar estéticamente el pecho. La reducción de areola reduce el tamaño de la piel pigmentada que rodea el pezón, la cual puede ver su tamaño aumentado por causas genéticas y hormonales. Esta intervención se realiza retirando una delgada capa de piel superficial y suturando con un hilo muy fino, evitando así cualquier tipo de cicatriz.

Cuidando también de la retaguardia

Anatómicamente los glúteos juegan un importante papel, pero, además, su forma ayuda a componer una figura visualmente equilibrada. En las ocasiones que requieren algún ajuste para lograr una armonía de volúmenes, se puede recurrir a técnicas más naturales que una prótesis.

– Lipofilling corporal. Eliminar grasa de donde sobra para ser reinyectada en las zonas en las que falta parece un sueño, pero es muy real. En este proceso se extraen células adiposas de zonas donde abundan, como la rodilla o alrededor del ombligo, y luego se utilizan para rellenar reponer volúmenes deprimidos por la edad, pérdidas de peso agresivas o cambios hormonales. Este proceso consigue resultados muy naturales, ya que estas células son capaces de regenerarse y adaptarse a la zona donde se implanten.

– Cellfina. La celulitis puede desvirtuar la percepción visual del trasero, pero eliminarla de manera fácil para homogeneizar la textura de la piel y simular una apariencia más redonda y llena es posible con esta técnica. Mediante la subcisión guiada de cada hoyuelo se logra despegar los tejidos adheridos que generan esas depresiones, que tanto pueden angustiar pese a hacer dieta y deporte. Precisa y segura, los resultados son tan naturales que parecerá que nunca tuviste celulitis.

– Glúteo push up. Eleva la proyección mediante la inyección de hidroxipatita cálcica en el cuadrante superior y exterior del glúteo, incluyendo además hilos tensores para potenciar la firmeza. De esta forma, se trata la flacidez y se mejora la calidad de piel de una manera notable para el paciente, pero imperceptible para su entorno.

Ir arriba