Este verano estamos de suerte porque una de las tendencias que arrasa este verano son los vestidos túnica. ¡Y son comodísimos!

No se ajustan al cuerpo con lo que no tienes que estar preocupara de estar en la “postura perfecta” todo el día, te puedes mover tranquilamente, sentarte a gusto y olvidarte de la tripita.

Vienen mucho las sisas largas y las mangas voladas como el vestido de la foto, aunque te puedes decantar por un corte más cuadrado y una estructura más clásica.

Son perfectos para ir al trabajo combinados con los complementos justos a ser posible con tintes éticos, la mezcla es una apuesta segura, escoge entre  una pulsera XXL o varias pequeñas en la misma muñeca.

Quedan perfectos con sandalias planas y con cuñas y se llevan con bolsos grandes y si te gustan más largas las puedes combinar también con un cinturón.

Fotos: Westrags