El diseño de las hermanas Olsen no me gustó nada, por una parte, porque el estilo laxo que muestran no tiene nada de glamoroso ni nada que se asemeje a lo que usan ellas, y por otro, porque para las chicas aspiracionales, creo que es una colección prohibitiva.

El diseño de las hermanas Olsen plasma sus ambiciones, y de esto no me cabe duda. Es cosa de ver su primera colección de bolsos, que incluye un bolso de día, un bolso alargado y hasta una mochila de cocodrilo que tiene un precio dentro de los rangos de Celine y Hermés, debido a que los materiales con los cuales son fabricados, están a ese nivel, al igual que la mano de obra que los fábrica, según dicen ellas.

Los bolsos tienen un diseño limpio, sin tantos adornos, dando una buena oportunidad de reutilizarlas durante la próxima temporada. Las simples mortales creo que siempre reutilizamos los bolsos por dos o tres temporadas en todo caso.

En cuanto a la ropa, también se vio bastante piel de cocodrilo, piel de zorro y chaquetas elaboradas en piel de cordero persa con pantalones de terciopelo burdeos, que aunque fueran discretos, también eran lujosos. Lo mismo que el jersey de cachemira y visón recortado a lo largo de una fina falda de encaje.

A pesar que casi todo dentro de esta colección es caro, había algunas excepciones, como unos zapatos de cachemira que están a menos de 130 euros…

Vía: Style