Los tonos neutros en las uñas se quedaron atrás para dar paso a coloridos alegres, atrevidos y llenos de luminosidad. Pero no sólo colores marcarán estas tendencias, también complementos y tipos de pintauñas que te dejarán con la boca abierta cuando veas las tendencias que vienen.

Ya te conté el truco de las uñas craqueladas o rotas, con unos esmaltes que salieron a la venta hace años y que ahora han vuelto con fuerza. Pues agárrate porque cuando te enseñe lo último que he visto en tiendas vas a ir corriendo a hacerte la manicura para poder lucir así tus uñas.

En primer lugar, los esmaltes magnéticos. No te asustes por el nombre, porque, aunque el efecto y sobre todo, la manera de aplicarse, es espectacular, tampoco tiene mucha complicación. Son unos esmaltes que cuentan con pequeñas partículas metálicas que reaccionan con un imán y sólo quedan en la uña algunas partes, con lo que puedes formar unos dibujos bastante curiosos. Los imanes no son normales, son unos especiales que vienen junto con el esmalte o que se venden por separado, pero siempre desde la casa de cosmética.

Puedes encontrarlos en varias marcas, desde Kiko hasta Essence o Lancôme. Si buscas algo más económico para probarlo antes de lanzarte a las grandes marcas, puedes probar los que venden en Mercadona, que aunque están más limitados en cuanto a colores, pueden servirte para experimentar.

Otra tendencia que se lleva mucho es el efecto caviar en las uñas, aunque a mí particularmente, no me gusta mucho. Se trata de unas pequeñas perlas que se aplican en las uñas cuando el esmalte está aún fresco y que se adhieren dando una textura y un aspecto bastante curioso a las uñas. Los hay en color negro, como el que ves arriba, en blanco o en tonos multicolor dando un aspecto de caramelo dulce a tus manos. Si tienes paciencia y maña puedes incluso crear tus propios dibujos con estas perlitas.