Viviene Westwood ha escogido una escena bucólica y onírica para su colección otoño-invierno 2011-2012 para la París Fashion Week. Por la pasarela de la capital francesa vimos desfilar estrambóticas princesas maquilladas al más puro estilo Kiss.

Tules, rasos, tejidos metálicos y crepés se mezclan entre si en una combinación de tejido a prioi bastante complicados de combinar.

También hemos visto propuestas más informales pero con el mismo toque kitch, mucho dorado y volúmenes extremos mezclados con mucha superposición de prendas.

No ha faltado algo de denim y algún que otro conjunto más clásico, ha destacado un estupendo vestido de fiesta negro de línea más básica, con corte asimétrico  y volumen en la falda.

El plus de este desfile: la originalidad.

Fuente y fotos: Elle