John Galliano comprende que la moda es un espectáculo, donde cada elemento entreteje una armonía orquestral. Histriónicas modelos, estridentes accesorios y una impecable sastrería fueron las características principales de la presentación de la colección otoño/invierno de Dior Couture.

El desfile tuvo lugar en la casa matriz de la Avenida Montaigne, donde 35 atuendos descendieron de la célebre escalinata parisina.

Para esta colección, Galliano declaró haberse inspirado en el backstage del documental fotográfico tomado más de 50 años atrás por Monsieur Dior, cuando poblaba su habitación de maniquíes para los shows.

 

“En este clima económico, quiero concentrarme en los códigos establecidos por Dior: las Bar jackets, la pantera, el lirio de los valles”, declaró el diseñador. La chaqueta esculpida fue la pieza central de la colección, con detalles florales y diminutos cinturones.

Una atrevida paleta de colores transformó el New Look. Violeta, fucsia, amarillo, naranja y verde lima contrastaron con las tonalidades piel de la ropa interior de los años 50.

Las amplias siluetas se acompañaron de exuberantes sombreros de pluma, guantes de satén y brillantes joyas.

 

Si bien esta presentación de Galliano no ofreció mayores innovaciones, el vuelco hacia los valores tradicionales de la firma pareciera ser una apuesta inteligente, en una época donde el conservadurismo se muestra como una de las líneas más adoptadas luego del fracaso transnacional.

1 Comentario

  1. pues sabs debrias de modificar un poquito tu ropa claro sta bonita ……… aun k aki en mexico no es muy bien vista digmos …. bueno te digo xk yo stando en paris claro que me la pondria…

Comments are closed.