Sácale el máximo rendimiento a tu vestuario

La compra de ropa solía ser un evento ocasional, algo que sucedía varias veces al año, especialmente con el cambio de las estaciones. Pero todo cambió hace aproximadamente dos décadas, cuando la ropa se volvió más barata, los ciclos de tendencias se aceleraron y acumular ropa se convirtió en un pasatiempo para millones de personas. Hoy en día, el modelo ‘fast fashion’ o moda rápida y barata, basado en la superproducción de prendas de ropa confeccionadas y vendidas a bajo costo, domina el sector de la moda.  

El modelo ‘fast fashion’ hace que la mayoría de gente se sienta tentada a llenar sus armarios con artículos innecesarios que no van a usar.  Unas prendas que, en muchas ocasiones, comienzan a agonizar en sus primeras semanas de vida, ya que la vida útil de la ropa es cada vez menor, por lo que acaban olvidadas en el fondo del armario. Si has mirado en tu armario lleno de ropa y has sentido que no tienes nada que ponerte, es el momento de sacarle el máximo rendimiento a tu vestuario con estos sencillos consejos.

Utiliza prendas de calidad

Uno de los errores más comunes que comete la gente es comprar ropa barata solo para tener algo nuevo en el armario. Ya lo dice el dicho “lo barato siempre sale caro”. Merece la pena gastar un poco más de dinero y hacerse con prendas de calidad que se convierten en piezas básicas del armario a largo plazo. De esta forma, hay que centrarse en prendas que se puedan usar una y otra vez, principalmente para no preocuparse de que se salga un botón o aparezcan las molestas bolitas en la ropa. El tejido es uno de los aspectos más importantes. Hoy en día, los consumidores pueden encontrar muchos tipos de telas y tejidos, pero las fibras naturales (algodón, seda o lana) resisten mejor el desgaste del tiempo y los lavados que los materiales sintéticos.

Haz que tu ropa siempre luzca como nueva

Invertir en ropa de calidad es, por supuesto, una forma de alargar el ciclo de vida de las prendas. Pero la forma en que se cuida la ropa también es un factor importante para sacar el máximo rendimiento al vestuario. Leer las etiquetas que vienen con las prendas es el primer paso para aprender a cuidar la ropa y prolongar la vida de cada artículo. También hay que tener en cuenta el detergente que se utiliza para lavar la ropa, ya que tiene que ofrecer un gran poder quitamanchas, luminosidad, perfume duradero y protección. De hecho, la importancia de la luminosidad radica en que hace que la ropa luzca mejor, más nueva, más bonita y mejor cuidada, evitando los signos de envejecimiento incluso después de varios lavados.

Planchar no es una de las tareas favoritas para la mayoría de la gente. Pero se trata de una tarea fundamental para sacarle el máximo rendimiento al vestuario. Lavar la ropa no es suficiente para que las prendas luzcan frescas y elegantes. El planchado no solo elimina las arrugas, sino que también deja la ropa con un aspecto más fresco y mejora la calidad del tejido, alargando la vida útil de los artículos. De esta forma, planchando convenientemente las prendas se puede conseguir que la ropa luzca mejor durante más tiempo.

Ir arriba