Hay tantos diseños de suéteres novedosos que han estado invadiendo las propuestas de los diseñadores de moda últimamente, que no debiéramos sorprendernos de ver estos modelitos que están aquí en las fotos, luciéndose con una especie de cara de sonrisa, o de ceño fruncido.

Los suéteres que parecieran fruncir el ceño, con líneas tejidas de diferentes colores sobre un tejido de un color más plano, son a simple vista, aptos para ser usados sólo en ciertas ocasiones. Pero si los miramos fijamente, con detenimiento y nos ponemos a pensar, estos suéteres se pueden usar en infinidad de oportunidades.

Los suéteres que se ven aquí, a mi gusto son algo desabridos y hasta con un aspecto muy común y corriente. Pero hay que fijarse bien para notar los detalles, como les decía anteriormente.

Un suéter gris con bolsillos de colores grises, pero con tonalidades entremezcladas, puede ser una gran alternativa para una tarde fresca.  Los suéteres de colores más cálidos, como el rojo con blanco, son más aptos para trajes de vestir formal, aunque en ningún caso significa que no se pueda utilizar para otras ocasiones.

Hay algunos suéteres, que llevan un cuerpo más corto, y mangas más largas. Este tipo de diseño queda siempre bien con pantalones, porque con vestidos y faldas, es algo más difícil de combinar, a menos que sean mangas largas y torso bien corto, sin quedar ningún detalle de tejido a la vista.

Estos modelos que les menciono, son los afamados boleros. Los boleros se pueden llevar tanto con faldas como con vestidos, y también pantalones.

Vía/ Refinery29