A todas las mujeres les gusta sentirse bellas y ara que sea así, la piel tiene un papel muy importante. Por eso vamos a hablarte sobre cómo tener una piel mucho más suave. ¡Te encantarán los resultados!

A continuación te vamos a dar algunos consejos que te vendrán muy bien y que te harán sentir bella y radiante cada día.

1. Exfolia tu piel

Antes que nada, necesitas exfoliar. No solo mantendrá tu piel suave y flexible, sino que también ayudará a eliminar la superficie de la piel seca y muerta que obstruye los poros y lo mantiene sin brillo.

Simplemente coge un cepillo exfoliante o guantes (cualquier salón de belleza o farmacia debería tenerlos) y un gel de baño con perlas exfoliantes y elimina todas las impurezas. Tu piel estará tan suave y flexible que estará irresistible. Repite esto en la ducha al menos una vez por semana para obtener los mejores resultados.

exfo cara bano

2. Cepillado en seco de tu cuerpo

Es parte integral de una rutina de belleza y solo toma unos minutos. Simplemente haz movimientos rápidos y suaves en tu cuerpo antes de lanzarte a la ducha. Compra un cepillo para esto y verás que te irá muy bien.

Para las mujeres que buscan reducir la apariencia de la celulitis, esto es justo para ellas, ya que esta rutina rápida hará que la circulación en el sistema funcione, eliminará las células muertas de la piel, casi idénticas a los beneficios de la exfoliación, y ayudará a tener un sistema linfático en mejores condiciones, que es en gran parte responsable de eliminar las toxinas y el exceso de líquidos del cuerpo.

3. Prueba el aceite de coco

Si aún no lo sabes, el aceite de coco es básicamente el Santo Grial del mundo de la belleza. Incluso hubo la historia viral de una madre de 52 años que parecía tener veintitantos gracias a su uso diario de aceite de coco. Lo usó en su cabello, su piel, incluso en su comida y esto hizo que siempre la confundieran con la novia de su hijo.

Si bien es posible que no quieras que te confundan con eso, lo que probablemente quieras es una piel suave y de aspecto joven. Simplemente unta un poco como lo harías con tu crema hidratante; debe derretirse en tu piel tan pronto como la apliques y no dejar un residuo pegajoso o graso, que es un problema común con algunas lociones.

También te alegrará saber que tiene muchos usos múltiples, que incluyen actuar como desmaquillante, crema facial antiedad e incluso como aceite de masaje.

exfoliar cuerpo

4. Probar remedios caseros

Uno de estos tratamientos caseros y rentables es usar aceite de bebé en la ducha y terminar con manteca de cacao. Si te resulta  un poco extraño el uso de aceite para bebés, tienes que saber que el aceite no es solo para bebés. Muchos adultos lo usan con el propósito de dejar la piel «tan suave como el culito de un bebé». Al menos, así dice el refrán. Pruébalo, su piel se merece lo mejor.

5. Usa manteca de cacao

Cuando piensas en una piel suave, piensas en la manteca de cacao y la razón es simple: proporciona uno de los niveles más profundos de hidratación gracias a sus ácidos grasos. Es utilizado religiosamente por millones de personas, más comúnmente en países donde los climas son duros, y previene la sequedad y descamación de la piel, dejando la piel con una sensación suave y sedosa.

Hazlo parte de su rutina de belleza diaria. Experimenta con diferentes marcas, lee las reseñas y una vez que encuentres el producto que más te guste, quédate con él.

exfoliar cuerpo

6. Algo fundamental: la hidratación

Realmente no podemos decirlo lo suficiente, pero lo haremos: tienes que hidratar como si tu vida dependiera de ello. Tu piel no solo necesita una buena espuma en invierno, debe estar humectada durante todo el año para ayudar a su cuerpo a mantenerse hidratada y a rendir al máximo.

Puedes hacerlo en el momento de la ducha. Nivea ofrece muchas lociones corporales para la ducha que puedes usar y luego solo tendrás que enjuagar bien inmediatamente después.

7. Cuida tu cuerpo

La belleza es superficial y eso significa que comienza con lo que comes y lo bien que te cuidas. Solo piensa en esas noches en las que dabas vueltas y vueltas toda la noche, solo para despertarte por la mañana, mirarte en el espejo y ni siquiera reconocerte.

Tu piel estaba apagada, había bolsas debajo de tus ojos y te sentías como si hubieras envejecido diez años de la noche a la mañana. La lista de efectos negativos continúa, y no es nada agradable, así que mantenlo simple con una dieta saludable y equilibrada, asegurándote de quitarte siempre el maquillaje antes de ir a la cama, dormir lo suficiente, beber mucha agua y hacer de tu la salud la primera prioridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here