Este ha sido un año difícil para la casa de modas Balmain en Paris. A comienzos de esta temporada, el diseñador jefe Christophe Decarnin no se presento a la pista en la Semana de la Moda de Paris. Rumores decían que había estado en un hospital psiquiátrico y ni siquiera había estado involucrado en los diseños del espectáculo.

Apenas regreso el diseñador, hubo tantos problemas que dejo la compañía. Y el nuevo jefe de diseño de Balmain es hoy Rousteing Oliver, un joven de 25 años que ha trabajado en la compañía desde el 2009, y actualmente está a cargo de la ropa de mujer.

Rousteing trabajo 5 años con Roberto Cavalli, lo que le ha servido de experiencia para dar ese toque de glamour decadente y rockero que se ha convertido en su sello.

Algunos especulan que este diseñador está sacando provecho de la salida de Decarnin, pero Balmain lo defiende y aseguran que los clientes, cuando van de compras, saben muy bien lo que quieren y de que marca, por lo que nadie iría buscando algo de Decarnin, sino algo que satisfaga sus gustos en color, diseño y textura.

La marca, a pesar de los cambios, no ha perdido su fuerza, sino por el contrario, sigue muy vigente y hay muchas expectativas en torno a este nuevo talento.

Vía: Ology