La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y cuidarlo es cuidar tu salud. Hay personas que tiene problemas de piel de manera crónica y otros que solo tienen problemas algunas épicas del año. Lo que importa es aprender a cómo mejorar tu piel para tener un aspecto radiante siempre.

Habrá días que sentirás que tienes la piel menos bonitas que otros, pero, ¿y si siempre la puedes tener bien siguiendo algunos consejos sencillos? Incluso si tienes poco tiempo o poca paciencia, podrás lograr buenos resultados con poca inversión de energía. No te pierdas los siguientes consejos para tener buenos resultados dérmicos siempre.

celu chica

Usa crema hidratante y/o aceite

Las cremas hidratantes o los aceites corporales son ideales para usarlo todos los días dentro de tus rutinas de cuidado corporal. De esta manera, te asegurarás que tu dermis esté bien hidratada todo el tiempo y que puedas disfrutar de su suavidad.

¿Tienes algunos parches secos, enrojecimiento y granos apareciendo sobre tu dermis? Haz respiraciones profundas y no te desesperes. Toma esa crema hidratante y un poco de tu suero favorito.

Coloca un poco de crema hidratante en la palma de tu mano y luego añade 3-4 gotas de suero. Esto le dará a tu piel un estallido de nutrición para mantener el tono de la piel uniforme e iluminar tu tez. Esto es especialmente impresionante durante vuelos largos y muchos viajes al aire libre.

Utiliza el corrector

No eres la única (o el único) en el mundo que usar corrector. Primero, hazme un favor y asegúrate de que lo que estás usando no sea veneno. A veces, las mismas cosas que las personas usan para verse mejor son en realidad la causa del problema en primer lugar. Si tu corrector tiene químicos tóxicos u otros ingredientes que podrían estar causando problemas en la piel, si es así, tíralo de inmediato.

Una vez sabido esto, escoge un corrector cremoso y bien teñido para aplicar sobre las imperfecciones. Puedes frotar la imperfección y dejar que el corrector repose durante varios minutos antes de aplicarlo en la piel. Cubrirá mucho mejor y además es necesario para ocultar las ojeras.

Hielo

Quizá no creas en los baños de hielo (o en las duchas frías) pero en realidad, pueden ayudar mucho a mejorar tu dermis. Muchas famosas usan el agua fría o hielo por la mañana para reducir el enrojecimiento y tratar los granos de la mañana.

El hielo también puede enfriar la piel para que luzca menos irritada mientras evitas que el grano madure y se convierta en una imperfección total. Además, considera usar los momentos finales de tu ducha para refrescarse, literalmente. El agua fría cierra los poros.

spalda chica

Olvida tu grano o tus manchas

Ahora que has hecho todo lo posible con el maquillaje y el hielo, es hora de hacer otra cosa. Olvídalo. Lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo. Pero en serio, no mucha gente se va a dar cuenta de que tienes una espinilla a menos que estén mirando fijamente tu cara.

No lo mires. No lo toques. No pienses en ello. Tienes otras cosas de las que preocuparte a lo largo del día, y si esa mancha es obvia o no, no va a cambiar la forma en que transcurre el resto del día.

No jueguen con tu cutis

Quizá eres de las personas que no pueden resistirse a apretar y estallar las espinillas o las que aprietan para sacar los puntos negros tan desagradables. Pues no, no es buena idea que lo hagas… solo empeorarás el problema.

Es mejor que utilices mascarillas o exfoliantes faciales que estén pensados específicamente para tratar este tipo de problema. De esta manera además de cuidar tu dermis, estarás protegiéndola de heridas o de otros daños peores en caso de que te toques la cara más de la cuenta.

Haz algo bueno por ti

En lugar de obsesionarte con tus granos, tu piel seca o tus marcas faciales (que seguramente los demás ni notarán), es mejor que practiques algo mejor por y para ti: el amor propio. Piensa en las partes de tu cuerpo que te resultan bonitas y recuerda lo bien que sienta que te dé el sol en la cara. Es esa sensación la que debes atrapar cada vez que pienses en ti.

jabon cara

No dejes que tus imperfecciones dicten cómo te sientes contigo mismo, porque eres hermosa por dentro y por fuera. Cuando te des cuenta de esto, los demás también lo harán y esas imperfecciones que tanto te molestan ahora mismo, solo serán cosas del pasado.

Los días con imperfecciones en la piel son normales pero no tienen por qué convertirse en una pesadilla si tomas las medidas adecuadas para aliviar la situación y mejorar tu salud dérmica.

Recuerda que es mejor cuidar y tratar la piel dañada que tan solo quejarse y dejar que se empeore. Al mismo tiempo, mantén una actitud positiva y usa cremas hidratantes, corrector, sueros o exfoliantes en tus rutinas.