Las rebajas nos gustan y nos vienen bien… pero hasta cierto punto. Por eso, te contamos, cuando te vas de rebajas: qué hacer y no hacer.

Una vez comienza el año y sale el calendario oficial de rebajas, nos venimos arriba. Se forman largas colas en los almacenes y las tiendas. Todos solemos pasarnos -al menos una vez- a por nuestras prendas favoritas de la temporada a ver si hay suerte.

¿Qué ha cambiado? Uno de los cambios más importantes -para los amantes de la moda– y para el mundo, en general, ha sido la llegada de Internet y el despegue del comercio electrónico. En este punto, me voy a confesar: yo soy a día de hoy una compradora -al menos en un 80%- online. Sí, casi casi todo lo compro ya por Internet. Estoy agradecida por no tener que volver a hacer colas en las tiendas. Pero, eso sí, se me ha puesto tan fácil que me es cada vez más difícil resistirme y suelo caer en la tentación de las rebajas online.

Rebajas de invierno 2019
Fuente: Dekora Print

Otro cambio: Como podéis haber comprobado en este artículo, las rebajas cada vez llegan con más antelación. Estas rebajas de invierno comenzaron -en muchas tiendas- a finales del diciembre pasado. Pero incluso si nos vamos más atrás, es evidente que cada vez son más las ocasiones de ofertas que activan las marcas de moda:

Después de las rebajas de invierno (las primeras del año), se nos vienen las de verano (solo hay tres escasos meses de diferencia entre una y otra). Luego es historia, se suceden vertiginosamente: Black Friday, Cyber Monday, rebajas anticipadas de Navidad… y ¡puff! ¡vuelta a empezar!

Entonces,

¿Qué hacer y qué no hacer cuando te vas de rebajas?

Las rebajas de enero pueden ser la ocasión de encontrar importantes gangas. Sin embargo, en este periodo también es habitual encontrarse con malas prácticas realizadas por las empresas.

Desde Legálitas han realizado un informe sobre los casos más frecuentes, donde explican cómo reclamar si se ha sido víctima de uno de ellos.

¿Qué hacer cuando te vas de rebajas?

Fíjate bien en las etiquetas

No todos los productos que encontramos en las tiendas durante el período de rebajas están realmente en oferta. Cuidado. Los comerciantes están obligados -por ley- a indicar en la etiqueta el precio inicial y el precio rebajado para que puedas comparar y escoger bien.

Cuando te vas de rebajas
Fuente: Unsplash

Ten la referencia del precio real

Parece una locura y no siempre nos acordamos de hacerlo pero sí: intenta recordar o llevar un récord del precio real de lo que quieres comprar luego en rebajas. De esa forma sabrás si realmente, cuando te vas de rebajas, le han bajado el precio. No es ninguna locura, muchas tiendas suben el precio original de determinadas prendas para luego simular que lo han bajado. Ojo: Se han denunciado casos de etiquetas en las que el precio final rebajado supera al precio inicial del producto.

También te puede interesar:
Rebajas online, la alternativa para librarte de las colas
Cuando te vas de rebajas
Fuente: Unsplash

Fíjate si realmente es un producto rebajado…

… Y no un producto creado específicamente para vender en rebajas. Sí, se han visto casos de prendas de exclusiva venta en rebajas, con un coste de fabricación y unas calidades muy inferiores a las habituales, que pueden venir acompañadas de un precio en su etiqueta que tampoco ha sufrido esa rebaja. La Ley del Comercio Minorista dispone que los productos ofertados en las rebajas tienen que haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento durante al menos un mes y la calidad tiene que ser la misma que antes de estar rebajados.

Cuando te vas de rebajas
Fuente: Unsplash

Cuidado: No es lo mismo saldo y rebaja

Los productos deteriorados que se pongan a la venta informado sobre su estado y a precios muy inferiores por el hecho de tener algún defecto o tara, no podrán ser considerados como rebajas, puesto que se trata de «saldos», y su compra por parte del cliente será aceptando de manera consciente tal condición y sin posibilidad de reclamar por ese motivo.

Cuando te vas de rebajas
Fuente: Unsplash

Consumo responsable

No porque algo esté rebajado, te lo tienes que comprar. Mira bien cuáles son las cosas que realmente necesitas, tira por los básicos de armario y escoge con cuidado. La Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana, ante el inicio de las rebajas de invierno, ha aconsejado un consumo consciente, responsable y realizar un presupuesto previo que evite realizar gastos superiores a los permitidos por la economía familiar.

Concretamente, Vicente Ingalda, Secretario de esta Asociación, ha aconsejado realizar una lista que recoja los productos que realmente se necesitan, así como comparar los productos entre diferentes tipos de establecimientos, grandes superficies y comercio de proximidad. También, sugiere realizar un consumo moderado de las compras con tarjeta de crédito, ya que, aunque puede que no inmediatamente, el cobro llegará finalmente a la cuenta bancaria, por lo que hay que evaluar cuánto gasto puede asumir cada consumidor.

Cuando te vas de rebajas
Fuente: Unsplash

Infórmate sobre los plazos de devolución y las políticas de cambio

Es conveniente tener toda esta información clara antes de pasar luego un disgusto.

Vale de compra

Si el producto está incluido en rebajas, pero está deteriorado o defectuoso y no pueden cambiarlo por otro igual, tendremos derecho a que nos devuelvan el dinero, aunque lo hayamos comprado en rebajas y sin que nos puedan imponer el famoso vale de compra. En cambio, si se ha comprado un producto y después se quiere cambiar, solo se podrá hacerlo si previamente el establecimiento lo había anunciado, pues en otro caso no están obligados a descambiarlo.

También te puede interesar:
Rebajas verano 2013 en Mustang
Cuando te vas de rebajas
Fuente: Unsplash

Pedir y conservar el ticket

El comprador no debe olvidar exigir y guardar el ticket de compra por si surge algún problema, e incluso podrá serle muy útil conservar la publicidad de la tienda, ya que tiene valor contractual. En caso de observar cualquier irregularidad durante este periodo recordamos a los consumidores que deben solicitar la correspondiente hoja de reclamaciones.

Cuando te vas de rebajas
Fuente: Unsplash

Un consumo en rebajas sostenible

Porque hay que saber que el consumismo excesivo incide negativamente en el medio ambiente. También porque podemos optar por el comercio local y de proximidad. Porque debemos vigilar los excesos en el embalaje y saber depositar y gestionar correctamente los residuos que genera nuestro consumo.

¿Qué NO hacer cuando te vas de rebajas?

  • No prestar atención a las etiquetas o comparar el precio original vs. el rebajado.
  • Entrar en establecimientos en los que se anuncian rebajas cuando menos de la mitad de los productos no están rebajados.
  • No estar atentos a la calidad del producto o no estar seguros de que se trata de un producto que antes ha estado en la tienda como parte de su mercancía regular.
  • Dejarte llevar solo por las tendencias de la temporada y comprar a loco; o por el hecho de que determinadas prendas están rebajadas. Con esto solo conseguirás derrochar, endeudarte y llenar tu closet de cosas que realmente no necesitas.
Cuando te vas de rebajas
Fuente: Unsplash
  • Comprar sin conocer las políticas de cambios y devoluciones del establecimiento.
  • Coger prendas sin detenerte a revisar que estén en perfectas condiciones.
  • Aceptar pagar con un método de pago diferente al habitual en la tienda cuando no hay rebajas. El consumidor podrá abonar el importe de sus compras de la misma manera que el establecimiento establezca el resto del año, a no ser que se informe de manera específica, en lugar visible y claramente de lo contrario.
  • Asimismo, tampoco se podrá obligar al cliente a pagar un recargo por pagar con tarjeta en el periodo de rebajas.

Esperamos que este artículo te sea de utilidad para cuando vas de rebajas y que puedas sacarle el máximo provecho sin caer en ofertas engañosas.