Importante: Aprende a leer las etiquetas de las cremas. Conoce aquí los ingredientes esenciales que debes buscar. Tu rostro lo agradecerá.

¿Cómo está tu cara?… ¿Seca?, ¿con exceso de grasa?, ¿deshidratada?… Normal. Cambia el tiempo constantemente y las condiciones son cada vez más extremas. Y sí, esto tiene consecuencias considerables sobre nuestra piel.

El invierno suele resecar considerablemente la piel. Puede ocasionar que se sienta dura, áspera y con comezón. Y esto acelera el deterioro de la piel con los años. Se puede traducir en líneas de expresión marcadas, arrugas y otros signos que no deseamos lucir.

Leer las etiquetas de las cremas
Fuente: Unsplash

Ya te hemos contado la importancia de elegir bien las mascarillas faciales y usar las más adecuadas para tu tipo de piel. En esta ocasión, y aprovechando que llega la primavera, nos enfocaremos en ayudarte a leer las etiquetas de las cremas.

Ante la piel reseca muchas veces lo que hacemos es ir a la tienda más cercana e intentar comprar alguna crema para solucionarlo. Pero, ¿cómo saber si realmente lo que elegimos es lo que nuestra piel necesita? La información plasmada en las etiquetas de las cremas lo dice todo. Sólo tenemos que aprender a leerlas y buscar en ellas los componentes que realmente nuestra piel necesita.

Por qué es importante leer las etiquetas de las cremas

Así como es importante revisar los componentes de los alimentos que nos ponen guapa, también es fundamental saber leer las etiquetas de las cremas.

Normalmente, he tenido problemas eligiendo las cremas más adecuadas para mi tipo de piel. En mi caso, tengo piel grasa y sensible, y muchas de las cremas hidratantes que he escogido sólo han contribuido a resecar mi piel proporcionándome mayor sensación de grasa.

Mascarillas faciales
Fuente: Unsplash

Hace poco, fui a un centro de belleza, y me preguntaron sobre mi rutina de belleza. Les conté un poco y, a pesar de que no lo hago del todo mal, notaron mi piel bastante reseca. Para ello, me recomendaron específicamente incorporar ampollas enriquecidas en vitaminas y ácido hialurónico. En conclusión: tengo que fijarme más en las etiquetas de las cremas para saber escoger mejor lo que mi piel necesita.

Cómo leer las etiquetas de las cremas

El orden de los factores…

… Sí altera el producto. Ojito porque… el orden en el que aparecen los ingredientes establece sus niveles de concentración. Te permite saber que los primeros son los más abundantes y los últimos son apenas testimoniales en la fórmula del producto. Los cinco iniciales son los más importantes. Aunque a veces el primero sea agua, lo importante es que los siguientes sean los activos de los que la crema hace gala. Si es hidratante, que sean glicerina y hialuronato sódico; si es una antiedad, que sean resveratrol, niacinamida o algún tipo de péptido. Pero si, en lugar de eso, son sulfatos o dimeticonas (nombre técnico de las siliconas habituales), mala señal.

mascarilla casera
Fuente: Daniela Vladimirova

Lo más importante

El retinol y la vitamina C son los activos antiedad más potentes y, cuanto mayor es su porcentaje, más efectivos resultan. Pero también son los más irritantes. En el caso de la vitamina C, te interesa que aparezca en su versión menos agresiva, el ácido ascórbico. Apunta también que el retinol más estable, el retinaldehído, se tolera mejor y es igual de efectivo que el ácido retinoico, que tiene mejor fama.

Lo que tienes que evitar

Si tu piel es sensible o tiende a reaccionar con todo, procura elegir productos sin fragancias, sin conservantes, como los parabenos, y sin glicol de propileno, una sustancia para retener el agua en las cremas que, en grandes cantidades, es dañina para ti y el medio ambiente. Y no te preocupes tanto por los oil-free si tienes granitos: los únicos aceites que bloquean los poros son los minerales.

Los que trabajan en la sombra

Algunos de los ingredientes no están pensados para el objetivo inicial (hidratar, retrasar las arrugas, acabar con las manchas), pero ayudan a conseguir otros. Por ejemplo, los que incluyen en su nombre las letras EDTA o EDDS sirven para evitar que los metales pesados del agua degraden algunos de los ingredientes de las cremas.

Menos es más

Elige siempre los productos con menos componentes. Cuando veas una lista interminable de componentes con números y letras, no te molestes en averiguar si son los más peligrosos o no. Descártalo directamente.

Como con los alimentos, los productos con menos ingredientes son más efectivos. Para esto, mucho mejor preferir la cosmética natural. Los productos naturales no necesitan colores ni aromas sintéticos. ¡Los llevan incorporados!

Pero, atención, incluso cuando un producto se promociona como natural, y destaca ingredientes naturales, revisa bien la proporción en la que este producto está presente.

Una pista más

Confía preferentemente en productos con ingredientes en latín (que sugieran una planta). Por el contrario, evita aquellos con ingredientes en inglés que resuenan a química.

Serums faciales
Fuente: Unsplash

Otra alternativa…

Siempre podrás preparar tus propias mascarillas caseras y asegurarte de que sean ricas en los ingredientes que tu piel necesita.

Para más información, lo mejor es dirigirte a un dermatólogo y consultarle directamente.

Esperamos que estos datos para leer las etiquetas de las cremas os sean de utilidad.